Tomada de Twitter
Marcus fue desactivado por el equipo de Las Vegas a unos días de iniciar la temporada regular de la NFL

Los Raiders pusieron al quarterback suplente Marcus Mariota en la lista de reservas lesionados con una dolencia no revelada.

NFL Network reportó que la dolencia se trataba de una lesión pectoral, lo que explicaría los problemas de precisión de Mariota en el campamento de entrenamiento.

De acuerdo a las modificaciones de las reglas de la NFL por el COVID-19, Mariota podría volver al roster activo de 53 jugadores de Las Vegas en tres semanas.

Con Mariota fuera de acción, los Raiders firmaron a DeShone Kizer para su escuadra de prácticas, luego de pasar el año pasado en el roster activo, pero sin jugar. De hecho, Kizer fue activado para tres partidos al final de la campaña antes de ser enviado al tercer equipo detrás de Mike Glennon para el último duelo del calendario regular.

Los Raiders llegan al primer duelo de la temporada regular 2020 de visita a los Panthers con Nathan Peterman como suplente de Derek Carr. Recientemente, Peterman reestructuró su contrato y pasó de un año no garantizado por 2.133 millones a un acuerdo garantizado por un año por 1 millón.

Ha sido un inicio decepcionante para Mariota con los Raiders luego de cinco temporadas con los Titans. Tras recuperarse de lesiones en el tobillo y hombro este verano, el pasador batalló para ubicar sus pases en el campamento.

Mariota, de 26 años, firmó en marzo pasado un contrato como agente libre por dos años y 17.6 millones con los Raiders con un salario base de 7.5 millones totalmente garantizado en 2020. No es una cifra grande para un titular, pero sí para un suplente.

Se esperaba que el ganador del Trofeo Heisman en 2014 pusiera presión a Carr durante el campamento y mientras presumió su habilidad para correr y por la cual el coach John Gruden lo calificó como un "deslumbrante jugador ejecutor de jugadas", Mariota nunca pudo entrar en ritmo con el brazo.