Foto: Especial

Con la llegada del mes de octubre una vez más hubo las malas nuevas en relación a talentos de nuestro cine y nuestra televisión como fueron los decesos de Mario Almada y Martha Roth.

 La única diferencia entre estas dos leyendas de nuestra industria fílmica del siglo XX es que el primero se concentró únicamente en el cine mientras que la segunda, quien falleció el pasado viernes 7 a los 84 años de edad, tuvo la particularidad de que antes de que de manera oficial iniciaran los melodramas televisivos en México en el año de 1958 fue de las actrices mexicanas no sólo en incursionar en la pantalla chica nacional sino internacional puesto que en 1952 participó en la teleserie norteamericana “China Smith”, al lado de Dan Durvea, Douglas Dumbrille y Myrna Dell, repitiendo la experiencia en 1958 como parte del elenco de “Captain David Grief”, donde compartió créditos con Maxwell Reed, Tudor Owen y Mickey Simpson.

 Tuvo que pasar poco más de una década después para que Martha Roth debutara en las telenovelas mexicanas al participar en “De turno con la angustia”, de 1969, donde actuó junto a Jorge Lavat, Gregorio Casal y Lucy Gallardo, donde interpretó el papel de una doctora, para tardarse una década más en volver a trabajar en un melodrama para en 1973 repetir en el elenco con Gregorio Casals y ahora compartir créditos con una estrella del género del momento como Fanny Cano en “Penthouse”.

 La década de los 70 la termina la señora Roth actuando en el melodrama “Lágrimas de amor”, de 1979; para iniciar los años 80 con una participación en la memorable “Nosotras las mujeres”, de 1981; fue invitada por otra de sus contemporáneas, Silvia Pinal, para ser parte de la telenovela en el horario estelar de 1983 “Eclipse”.

 Los años 80 los continuó Martha Roth actuando en exitosas telenovelas como “Los años pasan”, de 1984, compartiendo créditos con Laura Flores, Manuel Saval y la primera actriz Isabela Corona, entre otros, pero uno de sus puntos máximos en el género de las telenovelas lo tuvo gracias a su actuación en el papel de Elizabeth Pointer, la “suegra incómoda” de Ana Martín, Sus últimas telenovelas ya del nuevo milenio, “La intrusa”, del 2001, la última telenovela justo de la actriz Silvia Deerbez. Su último trabajo en el génreo fue en “Destilando amor”, del 2007. Descanse en paz.

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com
Abundio Novello