Pérdidas. 66 días duró la huelga en la Narro, la más larga de su historia. Foto: Archivo
Pérdidas por paro en la UAAAN suman más de 40 millones de pesos

Más de 126 proyectos de investigación que se llevan a cabo por especialistas en la Universidad Agraria Antonio Narro se tendrán que retomar, pues con la huelga más larga en la historia de esta casa de estudios se perdieron ciclos vegetativos y en la mayoría de los casos se iniciará desde cero para poder realizar los proyectos.

El rector Mario Vázquez Badillo precisó que las pérdidas en la Universidad son incalculables monetariamente; detalló que los proyectos de investigación, algunos se perdieron y otros más se retrasaron, pues tuvieron perdidas de material vegetativo, animal y vegetal de experimentos.

“Son cerca de 600 investigadores entre Saltillo y Torreón, los proyectos de investigación se retrasaron en las siembras iniciales, son de todo tipo, de investigación de mejoramiento genético de maíz, trigo, frijol, cebada, avenas, en cuestión de investigación ganadera, en cuestión de recursos naturales y recursos forestales”, enumeró.

Aseguró que se retomarán al igual que en otras universidades federales que estuvieron en huelga, como la Autónoma de Chapingo, la Autónoma Metropolitana y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, que al día de ayer comenzó a operar de nueva cuenta.

“Es una pérdida considerable; no podemos calcularlo, simplemente en la nómina, es considerable el monto que llega a los 28 millones de pesos mensuales, pues se tuvo que negociar el 100 por ciento de salarios caídos”, recordó.

 

 

 

 

 

Es una pérdida considerable; no podemos calcularlo, simplemente en la nómina, es considerable el monto”.
Mario Vázquez Badillo, rector.

Aunado a ello, se considera el gasto de 12 millones de pesos por el traslado de los alumnos hacia sus lugares de origen, se rentaron 44 camiones en Saltillo y 26 en Torreón.

Al reconocer las afectaciones, también hacia alumnos quienes tienen que extender su calendario escolar hasta el 21 de junio —cuando su ciclo normal concluía a finales de mayo—.

“Las leyes federales no contemplan de manera fundamentada las huelgas en las universidades y para mí es un atentado a la nación, porque las universidades públicas viven de los impuestos pagados del contribuyente”, opinó.

Efectos incalculables

Debido a la huelga iniciada el 15 de febrero, se perdieron ciclos vegetativos que se tendrían que retomar desde cero.

600 investigadores vieron afectados sus trabajos.

Las afectaciones impactaron en investigaciones: de mejoramiento genético del maíz, del trigo, frijol, cevada y avenas, además de ganadería.

Los alumnos deberán recorrer un mes su calendario escolar.