Sin carpeta asfáltica quedaron varios sectores que fueron auxiliados por elementos de la Defensa Nacional. EL UNIVERSAL
Por otra parte, continuaban los trabajos para buscar a un menor que el sábado por la tarde cayó al arroyo Topo Chico

MONTERREY, NL.- Más de 700 personas desalojadas al inundarse sus viviendas, decenas de rescates de quienes intentaron cruzar corrientes de agua; el cierre de carreteras y vialidades por daños en la carpeta asfáltica, y la suspensión de actividades en la industria, comercio y el gobierno, fueron algunas de las afectaciones que dejó a su paso por Nuevo León la depresión tropical “Hanna”.

En el municipio de El Carmen, el agua arrastró a tres integrantes de una familia, que lograron sobrevivir al agarrarse de las ramas de los árboles, de donde posteriormente fueron salvados por Protección Civil.

En el municipio de García, una mujer dio a luz en su domicilio, luego  de que los paramédicos no pudieron llegar a su casa para  llevarla a un hospital, por los escurrimientos del cerro El Fraile.

Para cuando llegó el apoyo en una lancha, no hubo más opción que auxiliar a la mujer para que terminara ahí mismo el trabajo de parto. La madre y el recién nacido fueron trasladados  al Hospital Materno Infantil.

Por otra parte, continuaban los trabajos para buscar a un menor que el sábado por la tarde cayó al arroyo Topo Chico, y a un hombre de 40 años que fue arrastrado por los escurrimientos del Cerro de la Silla, en Ciudad Guadalupe.

Adrián de la Garza Santos, alcalde de Monterrey, informó  que el domingo se hicieron 43 cierres de vialidades, de los cuales 40 fueron rehabilitados ayer, previa labor de limpieza que permitió recoger 82 toneladas de basura que obstruía el drenaje pluvial.

Dijo que están evaluando las afectaciones en las vialidades que, estimó, no serán considerables, pero hay familias que sufrieron daños materiales por vehículos varados o inundaciones en sus casas.