Foto: Especial
La Dirección General de Promoción de la Salud aceptó que las capacidades de personal y máquinas de laboratorio se han visto totalmente rebasadas ante la emergencia epidemiológica

En el país existen 87 mil 905 personas esperando el resultado de sus pruebas de laboratorio para confirmar o descartar que tengan coronavirus. Si bien el tiempo de respuesta es de dos a 5 días en el sector público, hay casos donde la espera es hasta por 30 días, a causa de la saturación de laboratorios. 

Ricardo Cortés, director de general de Promoción de la Salud, reconoce que si bien ha habido esfuerzos por aumentar la capacidad de los laboratorios para hacer las pruebas de COVID-19 en la práctica es insuficiente. 

“Las capacidades en cuanto a personal, turnos, máquinas, todo lo que se requiere para hacer la vigilancia basada en laboratorio se vio y se sigue viendo totalmente rebasada ante una emergencia epidemiológica que requiere de muchísimo trabajo”, dice en entrevista con Animal Político. 

Es por ello que las pruebas pueden rezagarse conforme crece la epidemia porque el gobierno federal y locales están enfrentando el nuevo virus con prácticamente la misma infraestructura que hace un año, antes de la contingencia. 

Esta realidad hizo que, incluso, la Secretaría de Salud decidiera que la positividad de covid no fuera el principal criterio a la hora de evaluar a las entidades federativas en el semáforo epidemiológico, aunque sea uno de los principales elementos para saber la actividad viral, es decir, el comportamiento del contagio entre la población. 

“El indicador de positividad es fantástico pero tiene un retraso de alrededor de 2 semanas para ser consistentes. Es por eso que decidimos que el valor de la positividad es de 10% del valor total de la calificación del semáforo”, explica Ricardo Cortés. 

Uno de los ejemplos del retraso es Sonora, entidad que aún tiene casos esperando confirmación de resultados desde marzo, afirma la directora de Epidemiología del estado, Denica Cruz Loustaunau, en entrevista con Animal Político. 

Por eso, explica, es que la entidad tiene 3 mil 759 casos sospechosos de coronavirus; es decir, personas a quienes se les aplicó la prueba de laboratorio, pero aún no tienen un resultado. 

De acuerdo con los lineamientos de operación de las pruebas de laboratorio, el tiempo de respuesta debía ser de 48 horas y cuando empezó la pandemia sin problema se podía cumplir, dice, pero “actualmente estamos tardando entre 3 y máximo 4 días en emitir un resultado, precisamente por la gran cantidad de muestras que se están procesando”. 

Sin embargo hay peores escenarios. Cruz Loustaunau ha identificado un cuello de botella en las pruebas que procesa el IMSS, lo que deriva en el rezagando de miles de casos en la entidad y, por ende, impacta en la estadística. A veces, incluso, la confirmación ha llegado tan tarde que el paciente fallece antes de tener el resultado.   

Por eso es que el gobierno del estado hizo un convenio con el IMSS desde marzo para que el laboratorio estatal apoyara en el procesamiento de las pruebas de los derechohabiente en condiciones de salud más grave, para que sólo los casos ambulatorios fueran procesados por el Instituto. 

Aún así, el rezago en las pruebas del IMSS continúa. Del total de casos en espera de resultados en la entidad, “90% corresponden al IMSS, y estamos hablando de casos desde marzo”. Por eso es que “al obtener el resultado de forma tardía, tenemos estos picos en nuestras curvas epidémicas”, dice Cruz Loustaunau. 

El retraso de hasta treinta días en el procesamiento de las pruebas del IMSS también se repite en estados como Morelos, coincide el secretario de salud de la entidad, Marco Antonio Cantú Cuevas, en entrevista. 

Ricardo Cortés asegura que en el IMSS, como en el resto de laboratorios, se está haciendo frente a la pandemia con los mismos recursos, pero además en el Instituto se suma otro elemento: la operación es por región. Es decir, un mismo laboratorio da servicio a diferentes estados o regiones, tal y como se divide su operación administrativa.  

“La muestra que toman no la mandan el mismo día sino hasta que se acumulan para mandarlas en paquete, además a raíz de la pandemia hay una disminución en el servicio de envíos, lo que merma la capacidad de laboratorio. Por eso luego llegan a ramalazos los confirmados del IMSS en paquete”, explica Cortés. 

Sin embargo, el IMSS respondió a este medio que  sus laboratorios cumplen con el lineamiento de 48 horas de confirmación de las pruebas que realiza y descartó que su capacidad estuviera rebasada. 

Lo que es innegable es que una vez tomada la muestra, ésta debe ser procesada lo antes posible, porque de otra manera daría un falso negativo. “Una muestra que tiene más de 12 días en el laboratorio esperando de turno para su procesamiento, ya no sirve porque se degradó el material genético del virus y resultará negativo. Ahí estaría desperdiciando un reactivo. Si ya se procesó y no se ha subido al sistema es distinto”, dice Ricardo Cortés. 

Sonora ocupa el cuarto lugar en rezago de pruebas hasta este 23 de julio, y aunque ha avanzado en la confirmación de resultados en las últimas semanas, sigue con el problema, pues según le responden en la Federación, aún falta la verificación de sus resultados. 

Al principio de la pandemia, dice Cruz Loustaunau, el problema fue un retraso en la captura de resultados, sobre todo de instituciones como la Universidad de Sonora y el Centro de Investigación de Alimentación y Desarrollo porque no tenían clave para subir sus resultados en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Enfermedades Respiratoria (Sisver), la plataforma donde se registran todos los casos de coronavirus. 

Sin embargo, ahora el problema es que la Federación dice que debe revisar los resultados antes de acreditarlos como confirmados, es decir, que no sea un caso replicado, que no tenga errores en la captura, que tenga completa la información del estudio epidemiológico. 

Pero en la práctica, “esto ha sido una dificultad en materia de información que hemos tenido con la Federación. No es que no existan estos casos sino que se están tardando demasiado tiempo en subir el resultado”.