Foto: Especial
Con base en la estadística del Centro de Información de VANGUARDIA, durante los primeros 6 meses de 2019 un total de 86 casos han sido atendidos por las autoridades, de los cuales 55 fueron suicidios consumados y otros 31 quedaron en el intento

La salida por la “puerta falsa” continúa siendo una de las problemáticas que mas pega a la Región Sureste del Estado, pues no solo se mantiene, sino que la estadística va al alza. En el primer semestre del año en curso se han registrado 58 suicidios mientras que en el mismo periodo de 2018 se reportaron un total de 51.

Aunque es poca la diferencia de los registros, la vida de una persona es sumamente valiosa y el que la corten de tajo por problemas económicos, de pareja, por parar el sufrimiento de una enfermedad o por problemas laborales, no solo golpea a la familia del occiso, sino a toda la sociedad, según especialistas en el tema.

Con base en la estadística del Centro de Información de VANGUARDIA, durante los primeros 6 meses de 2019 un total de 86 casos han sido atendidos por las autoridades, de los cuales 55 fueron suicidios consumados y otros 31 quedaron en el intento.

 

En tanto en 2018 fueron 51 consumados y 25 intentos fallidos, es decir se han incrementado brevemente.

De un tiempo a la fecha los suicidios no enfocan un rango de edad, estatus, social o un factor determinante, dijo el psiquiatra Mario Alberto José de los Santos, quien aseguró que es un problema multifactorial y derivado de un arranque impulsivo, lamentablemente declaró que sigue la autoridad incompetente para atender de forma preventiva las causas por las deficiencias en el rubro de la salud mental.

“Siempre será un problema, pero creo que es un problema que la sociedad y como individuos tenemos que aprender a buscar el bienestar primero individual, el suicidio lo cometen desgraciadamente en completa soledad y las señas que dan son poco claras o los demás son ciegos a ellas y es un problema de salud mental, física, social de pareja, es decir con muchas variables. Si a eso se le agrega los pocos recursos que tiene la gente de dónde buscar ayuda para mejorar su estado y recibir apoyo psicológico y emocional, resulta que es una brecha muy grande en la cuestión de la salud mental”, lamentó.

Declaró que se hacen acciones en los foros convocados por la Secretaría de Salud en coordinación con dependencias de educación y de otros sectores, sin embargo, en lugar de planear, se debe de atacar directo a las zonas de alto conflicto donde predomina la problemática, hacer promoción a la salud mental en todo aspecto.

Dijo que se destinan planes para aplicarlos en las empresas de la región, pero hay muchas personas que viven en depresión y que no tienen ni trabajo ni servicios de salud, aunado a ello aclaró que el Seguro Popular no tiene tratamientos de primer nivel para ellos.

Aumenta la lista. Un joven de 28 años se quitó la vida en un baldío de la colonia Fundadores, mientras que una mujer lo hizo en San Antonio de las Alazanas.