Creo que ha sido muy acertado el mensaje del presidente Peña

De rechazo a la provocación, a la falta de respeto al país

Tuvo que ser una acción desproporcionada y bastante hostil la que incitó finalmente la reacción del presidente Peña, para contestar tantos agravios, provocaciones y humillaciones digitales que nos ha proferido el presidente Trump, desde que anunció el inicio de su campaña electoral. De entonces a la fecha son casi tres años de amenazas constantes, en especial para construir su famoso muro y para cerrar el ciclo del TLC.

Una decisión de tipo militar, por cierto, qué en palabras de Trump, busca sellar la frontera entre EU y México para que no entren drogas ni criminales, pero en palabras de su secretaria de seguridad interior, únicamente es con el fin de apoyar las labores del departamento de seguridad interior, hasta en tanto no se construye el muro que ofreció el presidente de EU en su campaña electoral. ¿A quién creerle? Tal vez al sentido común. Es muy probable que sea una acción de precampaña, con miras a su reelección, como parte del juego político interno, necesario para satisfacer los prejuicios de su electorado.

Lastimosamente, utilizan la migración ilegal como una justificación política para ganar simpatías internas con el fin de saciar sus ánimos xenófobos.

Sobre el tema, nuestra Cancillería nos ha informado que los soldados de la Guardia Nacional de EU, que estarán destacados en la frontera, no portarán armas ni tendrán funciones migratorias ni aduanales. Qué alivio que soldados entrenados para la guerra no porten sus armas de cargo y que no van a realizar acción alguna que pueda lastimar los derechos y la dignidad de nuestros paisanos, cuando intenten cruzar ilegalmente la línea fronteriza. Me pregunto entonces ¿a qué los llevan, de adorno?

Hasta donde se alcanza a leer de la Constitución de EU, en su artículo 1, sección 8, cláusula 15, la Guardia Nacional tiene fundamentalmente tres facultades, a saber: ejecutar las leyes de la unión, suprimir insurrecciones y repeler invasiones a su territorio. Cabe preguntarse entonces, en qué calidad los están llevando, ¿para hacer valer las leyes de la unión americana? O bien, para suprimir insurrecciones o repeler invasiones. Sea cual fuere la justificación constitucional con la que han hecho está movilización, no son buenas noticias para nuestros paisanos. Salen de un infierno para ir a uno peor en estas circunstancias, aun cuando los soldados estadounidenses no estén armados.

Por ello, creo que ha sido muy acertado el mensaje del presidente Peña. De rechazo a la provocación, a la falta de respeto al país que debería ser visto por ellos como estratégico en su lucha contra las drogas y sobre todo en su paranoia para controlar los factores de riesgo en su seguridad nacional.

Lástima que llegó un poco tarde el mensaje para exigir respeto a nuestra dignidad como sociedad y como aliados relevantes, dado que podríamos lograr mucho más trabajando conjuntamente que de manera independiente. Lo que quedó claro es que no se puede seguir colaborando con un vecino esquizofrénico, que un día dice una cosa y al otro día tiene otra reacción totalmente opuesta.


El mensaje del presidente Peña tuvo la virtud de crear un ambiente de unidad inmediata. Nada fácil en un momento de competencia política polarizada. Todos los candidatos tuvieron altura de miras para reconocer la valía del mensaje, porque claramente el próximo presidente va a necesitar del apoyo de toda la clase política para seguir enfrentando al vecino incómodo.

Qué bueno Presidente, que se animó a contestar contundentemente. Al igual que su homólogo, pase también de las palabras a los hechos, con acciones en donde se den cuenta que somos un país altamente relevante en su agenda de intereses comerciales y de seguridad nacional. Ambos nos necesitamos, de tal manera que, si no podemos ser buenos amigos, seamos buenos socios o aliados por conveniencia, para tratar de erradicar problemas comunes. En efecto, más vale tarde que nunca.

Twitter: @Jorge_IslasLo