Víctimas. Casi la mitad de los niños sobrevivieron al ataque aéreo. / EFE
Se dirigían a tomar clases de verano, cuando las bombas cayeron sobre los autobuses escolares

SANÁ, YEM.- Medio centenar de personas, la mayoría niños, murieron en un bombardeo de la coalición militar liderada por Arabia Saudí contra autobuses que transportaban a niños, en el norte de la provincia septentrional de Saada, feudo de los rebeldes hutíes. Los vehículos fueron alcanzados cuando pasaban cerca de un mercado, aumentando el número de heridos a 77, muchos de ellos graves.

El jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el Yemen, Johannes Bruwer, confirmó la muerte de un total de 50 personas y 77 heridos.

“El bombardeo tuvo como objetivo autobuses que transportaba a cerca de 60 alumnos de una escuela de verano y tres maestros, y el resto de las víctimas son vendedores y clientes” del mercado de Dahian, detalló Salah Qurban, director del hospital Republicano de la ciudad de Saada.

El vocero de la Cruz Roja en el Yemen, Adnan Hazam, informó que el hospital de Al Talh, recibió 29 cadáveres de menores de entre 10 y 14 años, además de 48 heridos, entre los que hay 30 niños.

CONFLICTO ÁRABE
El bombardeo fue en respuesta al lanzamiento de un misil balístico por parte de los rebeldes hutíes contra territorio saudí, que impactó la ciudad de Yazán  y provocó la muerte de una persona, según la alianza árabe.

El vocero de la coalición, Turki al Malki, confirmó que la alianza de países suníes fue quien llevó a cabo el ataque en Saada, que calificó de “una acción militar legítima”.

Esta no es la primera vez que la coalición árabe ataca objetivos civiles y causa víctimas entre los ciudadanos de Yemen.

El conflicto entre los insurgentes y el Gobierno de Yemen generó a su vez una disputa entre la sunita Arabia Saudí y su enemigo chiita Irán. Teherán apoya a los insurgentes hutíes, razón por la que Riad se considera amenazado en su frontera. Arabia Saudí también intenta frenar la influencia de Irán en otros países del mundo árabe, como Siria o Líbano.

CONDENAN
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) expresó su “horror” por el ataque y señaló que “muchos niños inocentes han sido matados o mutilados”, destacando en un tuit que algunos de ellos llevaban mochilas de la UNICEF.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, condenó también el bombardeo.

“El secretario general llama a las partes a respetar sus obligaciones bajo la ley humanitaria internacional, en particular las reglas fundamentales de distinción, proporcionalidad y precauciones en los ataques”, señaló su vocero Farhan Haq. 

Con información de EFE y DPA