Se ‘brincan’. Gobiernos municipales de Guerrero, Querétaro y Zacatecas, por separado, avalan este tipo de matrimonio. Cuartoscuro
Son 18 entidades que han modificado códigos civiles para validar esta unión

ZACATECAS, ZAC.- En México el camino para garantizar los derechos plenos de la comunidad de la diversidad sexual continúa siendo largo y lleno de trabas. Tan sólo en el tema del matrimonio igualitario, aún están pendientes 11 entidades en legislar.

Estos estados son Aguascalientes, Baja California, Durango, Guanajuato, Estado de México, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán. En todos ellos, la coincidencia es una: las propuestas de ley para dar certeza jurídica a los matrimonios igualitarios han sido desechadas más de una vez o llevan años en el congelador.

En México, desde 2015, una jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación permite que, por medio de amparos, las uniones entre parejas del mismo sexo puedan realizarse en todo el país, aun con las trabas de las legislaciones locales. Sin embargo, realizar el trámite no sólo requiere inversión económica y emocional, sino puede durar años en resolverse.

Actualmente, en el país son 18 las entidades que, a través de modificaciones a sus códigos civiles y leyes para la familia, u otros mecanismos locales, permiten que las parejas se casen sin importar sus géneros. La primera de ellas fue la Ciudad de México en 2009 y, 11 años después, los más recientes en garantizar estos derechos han sido Puebla y Tlaxcala, con la aprobación en 2020.

Son tres las entidades —Guerrero, Querétaro y Zacatecas— que no avalan los matrimonios igualitarios a nivel estatal, pero por separado algunos de sus municipios permiten esta unión.