Es un actor y productor de cine y televisión estadounidense. Es ganador de un premio Óscar, un Globo de Oro y un SAG
Un hombre espiritual y consciente de que es el hombre quien lleva las riendas de su vida, el estadounidense ha aprendido lo mejor que debe hacer al actuar
Sus ultimas atuaciones han sido en “We Are Marshall”, “Tropic Thunder”, “Killer Joe”, “The Wolf of Wall Street”, “Dallas Buyers Club” e “Interstellar”

LAS VEGAS.- Matthew McConaughey no parece haber tenido demasiada suerte desde que ganó el Oscar como Mejor Actor por la película “El club de los desahuciados”. Con “Interstellar” lo compararon demasiado con “Gravedad” y aunque terminó recaudando 675 millones de dólares, al principio hubo ciertas preocupaciones porque en Estados Unidos sólo había recaudado 185 millones de los 300 millones que necesitaban para cubrir los costos de producción. Con la siguiente cinta “The Sea of Trees” no le fue mejor, porque ni siquiera llegó al cine, por una pésima repercusión en el Festival de Cannes. Ahora, confirma su mejor apuesta con un estilo más parecido al Oscar gracias a la película “Lucha por la libertad” sobre la historia real de un campesino sureño que durante la Guerra Civil se rebeló al ejército.


¿Cuánta lógica científica hay detrás del éxito de una estrella de cine?

“Me encanta la ciencia. Amo la lógica y la ciencia. Soy un hombre muy espiritual y creo que en esta vida nosotros llevamos las manos en el volante, somos los arquitectos de nuestras vidas”.

¿Te gustaría leer el guión de tu vida, si realmente existiera?

“Bueno... al menos sé que yo no lo escribí. Hay cosas que pasan todo el tiempo y están fuera de mi control. Puede haber coincidencias y también veo cosas que no tienen tanta lógica. Por eso sé que no son hechas por un ser humano. En mi vida siempre hubo una línea bastante hermosa y para mí, yo creo que ahí no está mi mano, depende de otra persona. Y para mí, esa persona es Dios”.


Dicen que para ganar un Oscar hay que saber llorar ¿Es algo tan fácil de hacer? ¿Con el Oscar te ganaste el doctorado en ese tema?

“Sí (risas). Te cuento... el truco que aprendí en esas escenas especialmente, es que necesitas estar totalmente tranquilo. Eso es lo principal. Pero la verdad es que no creo que esté tan capacitado en ese sentido, pero aprendí que la tensión es el peor enemigo en ese momento, porque son posiciones muy vulnerables y demasiado personales. En las últimas películas dramáticas que hice, traté de vivir lo que estaba pasando el personaje”.


¿Qué hay de diferencia entre la realidad y la ficción de la película?

Gary Ross escribió el guión y puso muy en claro la identidad de este hombre, por eso yo tampoco necesité usar tanto la imaginación.

¿Y en tu caso? ¿Cuál fue la película que te dejó el mejor mensaje, para tu vida personal?

Para mí, el filme The Sea of Trees fue un buen recordatorio que no deberíamos esperar nada. No esperes una tragedia para perdonar a alguien o a ti mismo, porque el tiempo que nos queda en esta vida, no es infinito.