ESTIMADA ANA:
 Dejé de trabajar cuando nació mi primero hijo, ahora ya tenemos otros dos y mi marido se la pasa reclamándome por ello. Me grita, me dice cosas feas y ofensivas, que soy una mantenida y que me vaya consiguiendo otro que me mantenga.

 Me dice también que él no es un burro para trabajar todo el día, que un día de estos se va a ir de la casa si no consigo un trabajo pronto, que está arrepentido de haberse casado conmigo y que está decidido a dejar de trabajar y a ver cómo le hacemos.

 Dice que no le importa si pasamos hambre, que él no nació para mantener a nadie, que se va a buscar a otra que sí trabaje.

 Cabe aclarar que cuando nos conocimos él no trabajaba y aún así nos fuimos a vivir juntos. Uno de mis tíos le ofreció acomodarlo en la empresa para la que trabajaba y allí sigue. Así es que prácticamente gracias a mí, tiene trabajo.

 Nuestra hija mayor ya tiene siete años y como le decía al principio, yo dejé de trabajar desde que ella nació porque tuve algunas complicaciones en el parto y me despidieron de la empresa porque pedí permisos de faltar durante más de cuatro meses.

 Al año nació nuestro segundo hijo porque nos descuidamos, no tomamos las debidas precauciones. Como era de esperarse, de nuevo las cosas de complicaron a la hora de su nacimiento, pues el otro parto estaba muy reciente.

 Con dos hijos pequeñitos en lo que menos pensaba era regresar a trabajar, no podía con mi alma y menos pensaba en dejarlos para salirme a buscar trabajo. El más pequeño ya tiene dos, y aunque los otros ya están en kínder y primaria, sigue siendo demasiado complicado pensar en la posibilidad de regresar a trabajar.

 Yo entiendo que los tiempos han cambiado y no soy la primera ni la única mujer en el mundo que tiene tres hijos y creo que quizá en cierto momento yo tenga que salir de nuevo a buscar trabajo… a lo que voy es que creo que esa no es la manera correcta de que un hombre le diga a su mujer que necesita apoyo económico y mucho menos ofendiendo y gritándole cuanta tontería se le ocurre.

 Me siento presionada y obligada a hacer algo lo más pronto posible, aunque tenga que buscar a alguien que me ayude con los niños, me siento muy mal, muy triste y nos sé qué hacer. Necesito su ayuda, sus consejos. Gracias de antemano,

Rocío
 
ESTIMADA ROCÍO:
Discúlpame pero esa no es la forma de tratar a una mujer, sobre todo si es su pareja, la madre de sus hijos.

 Esto definitivamente es maltrato psicológico y lo único que puedo aconsejarte o sugerirte es que comiences por organizarte y te decidas a salir a buscar trabajo, no para ayudar en la economía del hogar, sino para independizarte e irte con tus niños lejos de ese maltratador.

 Te aseguro que el cambio te caerá de maravilla, recuperarás tu seguridad y autoestima y sobre todo, serás independiente de un hombre que solo sabe dañar. Abre los ojos a tiempo, no esperes a que lo que ahora son gritos después se conviertan en golpes.

 Demuéstrate a ti misma, a nadie más, que puedes llegar muy lejos si te lo propones, solo es cuestión de quererlo y trabajar para lograrlo. Por último, te comento que la dependencia fomenta el abuso, ya no lo permitas, por favor.
 ANA

Todos tenemos problemas. ¿Cuál es el suyo?  
Para una respuesta escriba a: 
ANA APARTADO 500 o BOULEVARD V. CARRANZA y CHIAPAS, SALTILLO, COAH. 
También puede hacerlo vía internet: ana@vanguardia.com.mx