El 'jefe' Boy sigue molesto por la forma en que salió de Chivas.
El actual técnico de Mazatlán sigue dolido con el Guadalajara tras salir en el 2019

Tomás Boy, director técnico de Mazatlán FC, externó el dolor que le causó salir de Chivas en 2019, después de nueve partidos dirigidos y sostuvo que no fue fácil dejar a los rojiblancos.

“Es el único rompimiento en mi carrera. Tuve una pretemporada inaudita. Me dolió muchísimo porque no entendí la situación. Entiendo que los dueños pueden hacer lo que quieran. Cada quien manera sus equipos, pero no veo mejoría. Yo no hice gastar un dinero a la directiva para nada. Me fui yo y gastaron 35 millones de dólares y el equipo sigue igual”, dijo en entrvista para ESPN.

Incluso, cuestionado sobre qué hubiera hecho con esa inversión, Tomás Boy no dudó en decir que no hubiera permitido salir a varios jugadores y que cuando llega uno nuevo es para cambiar el rumbo del equipo y no para que se desarrolle en el club.

“Yo la hubiera ocupado en otras cosas. No lo podemos saber, los hubieras no existen. Cuando llevas a alguien a Chivas deben ser solución y no para desarrollar. Las Chivas es especial para jugadores y entrenadores, pero yo soy el único de los últimos 20 que solo dirigieron nueve fechas”.

“Los jugadores que se fueron, Cervantes, Gael Sandoval y Van Rankin están jugando en Santos y son importantes. Ellos tenían un futuro más fuerte que ahorita hay chicos que no son nada”, sentenció.

Finalmente, ejemplificó que hay clubes como Tigres donde tienen una idea de proyecto diferente, pues dijo que mientras ahí salen los jugadores y dejan a Ricardo Ferretti como técnico, en otros equipos es todo lo contrario.

“Cambian los directivos, la mentalidad y los directivos buscan gente joven, más que nosotros, pero un proyecto lleva tiempo. Los mejores entrenadores en México son los que se quedan tiempo para demostrar algo. El parámetro de México es la liguilla. Hay casos conocidos como el ‘Tuca’ Ferretti. Ahí se van los jugadores y el entrenador se queda".

“En otras organizaciones hay otro tipo de sistemas y urgencias deportivas que no van con la prisa. Establecer un trabajo como entrenador lleva tiempo y a los jóvenes no se les da tiempo. Los entrenadores que corrieron esta temporada son mexicanos y no sé la razón. Hay técnicos que hicieron un papel pésimo. Creo en la capacidad, pero te das cuenta que al mexicano le tienen poca paciencia”, concluyó.