ESTIMADA ANA:
Me siento desesperada por eso me atreví a escribirle. No tengo a nadie a quien contarle porque me quedé sola, no hay nadie a mi lado y estoy hasta el cuello de deudas.

El año pasado tuve un novio que me hacía todos mis gustos, me compraba todo lo que quería y ahora que no ando con él, ese gusto por las compras no se me quita, con la diferencia que ya no tengo quién pague mis tarjetas.

Él me cortó porque según él se sentía confundido y lo único que pude quitarle fue una camioneta que él me había comprado… a crédito. Ahora no sólo tengo que pagar mis tarjetas, sino que puntualmente me llegan los recibos de pago del crédito automotriz.

Nunca me había sentido tan desesperada, sobre todo porque mi sueldo es poco, ya que  sólo trabajo medio tiempo. Hace varios años trabajé como edecán en eventos los fines de semana y me pagan súper bien. Justo allí conocí a ese novio que le digo, yo tenía el súper cuerpazo y podía conseguir lo que quisiera, literal.

Hace poco regresé a la misma agencia de modelos, pero no quisieron contratarme porque no cumplía con los requisitos ni con el perfil.

Ya no sé qué hacer, no he conseguido trabajo, aunque reconozco que no he buscado mucho. El sueldo que tengo no me alcanza para pagar todo lo que debo, ropa, joyas y además las mensualidades de la camioneta carísima y de la cual no me quiero deshacer jamás, está hermosa.

Volviendo a lo que le decía, en el medio de los eventos soy muy conocida, pues por mi apariencia física me contrataban en casi todos y por lo mismo conocí a muchas personas, me hice de muchísimos contactos, sobre todo hombres.

En los últimos días he estado tentada en llamar a aquellos hombres de dinero que conocí en aquel tiempo y que no tengo la menor duda que no les importaría pagar cualquier cantidad de dinero para estar conmigo, pues en ocasiones llegué a hacerlo, cuando no me había hecho novia del hombre del que le hablé, que ahora es mi ex.

Cuando estaba más chava lo hice algunas veces y no me importaba lo que dijeran, pero ahora que ya tengo otra “imagen” o sea, ante todos yo tenía novio formal y conocí a muchas personas, pero en otro plan más tranquilo, fuera de la “farándula” por así decirlo y pues no quiero ahora “quemarme” sólo para conseguir dinero fácil y rápido; no quiero tener una imagen equivocada, usted me entiende, que me califiquen de otra cosa.

Y ese es mi verdadero problema, me acostumbré a vivir bien y no quiero dejar ese estilo de vida, lleno de ropa, joyas y una camioneta de lujo, pero hay días en que pienso seriamente en regresar a aquello, aunque sea discretamente, pues mi cuerpo es lo único que tengo para salir adelante. ¿Qué piensa de todo lo que le dije? ¿Ando muy mal al pensar así? 

Ivonne.

ESTIMADA IVONNE:
Eres dueña de tu cuerpo y tú sabrás qué hacer con él, solo me queda decirte que tu tranquilidad no se compra con nada. Acostumbrarse a lo bueno es fácil, pero si realmente quieres mantenerte en cierta posición económica y social, no te queda más remedio que ponerte a trabajar, como miles y miles de personas lo hacen a diario, lucha por lo que quieres trabajando de una manera honrada.

Supongo que tienes cierto grado de escolaridad y si no es así, comienza por tomar clases, cursos o talleres, supérate y te aseguro que pronto conseguirás a un hombre que te quiera por lo que eres, no por tu cuerpo solamente. Demuestra quién eres, sé inteligente pues bella supongo que ya eres.

Si quieres salir de deudas, tienes que comenzar precisamente a deshacerte de ellas y lo mejor que puedes hacer es vender las cosas de valor, como joyas y por supuesto la camioneta, que en vez de sentirte tranquila, te quita el sueño. Recuerda, lo material y el dinero va y viene, no permitas que te robe tu paz.

ANA