ESTIMADA ANA: 
Soy un hombre casado, mi esposa y yo tenemos más de 15 años juntos y me siento mal porque la engañé con su mejor amiga. Mi esposa es una mujer buena, conmigo siempre ha sido la mejor esposa y mujer. Con mis hijos es la mamá más paciente, cariñosa y amorosa del mundo y sé que no se merece lo que le hice. La amiga con la que la engañé, bueno, en realidad no se puede decir su amiga. Y sé que no es de hombres decirlo, pero ella fue quien me buscó, me propuso vernos y así fueron varias veces.

 Ella es viuda, su esposo era diabético y durante muchos años estuvo lidiando con la enfermedad, hasta que hace dos años lamentablemente falleció. Sus hijos son de la misma edad que los nuestros, se llevan muy bien. De hecho, éramos compadres porque nosotros bautizamos a su primer hijo y ellos bautizaron a nuestro hijo mediano.

 Éramos dos familias que convivían mucho, prácticamente cada fin de semana, si no era en su casa, era en la nuestra. Y la verdad es que mi comadre es una mujer muy guapa, y no porque mi esposa no lo sea, sino que ella, no sé, tiene algo que atrae demasiado a los hombres. Total, que bueno, terminamos involucrándonos desde hace un año para acá y ahora estoy en un grave problema porque quiere que me divorcie de mi esposa y nos vayamos a vivir juntos.

 Yo le digo que es imposible, que amo a mi esposa y a mi familia y que no me interesa separarme jamás de ellos. Ella me amenazó con decirle a mi esposa si no acepto, no sé qué hacer para quitármela de encima, mes siento abrumado y apenas estoy cayendo en la cuenta que cometí un grave error y estoy completa y absolutamente arrepentido por haber engañado a mi esposa.

 Sé que si mi esposa se entera sufriría muchísimo y no se lo merece, ¿qué puedo hacer ahora? Me siento mal conmigo mismo y lamento que haya sucedido toda esta situación, no quiero perder a mi esposa y mis hijos, ayúdeme por favor.
 Alberto
 
ESTIMADO ALBERTO:
Es lamentable que te hayas involucrado con alguien más siendo un hombre casado, pero definitivamente es más grave que haya sido con la mejor amiga de tu esposa, que además es su comadre.
 Tu esposa en este caso ha sido doblemente traicionada, por ti y por su amiga y es un hecho que al enterarse será un golpe demasiado fuerte para ello, que de acuerdo a lo que

dices, no se merece.

 Y por supuesto que no toda la responsabilidad es tuya. La mitad recae en la amiga, que no importándole nada, se atrevió a traicionarla.  
¿Qué puedes hacer ahora? Simplemente asumir las consecuencias de tus actos. Fuiste quien traicionó a pesar de pertenecer a una familia unida, esa que está dispuesta a todo por amor.

 No creo que haya nada que funcione para que tu esposa no se entere, finalmente las cosas caen por su propio peso y te aseguro que sucederá. Si te perdona, de ti depende que vuelva a creer y confiar en ti. Pero si no lo hace, no la culpes, la traicionaste y no se lo merecía.
 ANA

Todos tenemos problemas. ¿Cuál es el suyo?  

Para una respuesta escriba a: 
ANA APARTADO 500 o BOULEVARD V. CARRANZA y CHIAPAS, SALTILLO, COAH. 
También puede hacerlo vía internet: ana@vanguardia.com.mx