FOTO: INTERNET
La actriz se olvidó de los peinados recatados y los sombreros coloridos, y tras tres meses después de dejar su papel dentro de la realeza, la Duquesa de Sussex estrenó una nueva imagen muy californiana

Luego de que Meghan Markle y el Príncipe Harry abandonaran su lugar en la corona británica, la actriz y su esposo han tenido diversas apariciones en Estados Unidos, ya sea ayudando a alguna comunidad o saliendo a pasear junto al pequeño Archie. Ahora, Meghan regresó oficialmente al ojo público a través de un encuentro virtual, en donde compartió un interesante discurso dirigido a los jóvenes en el que llama la atención de los líderes mundiales, incluyendo a la Reina Isabel II.

Meghan participó en la cumbre “Girl Up Leadership Summit 2020”, un encuentro digital en el que previamente participaron mujeres como Michelle Obama o Hillary Clinton, y en el que la actriz lanzó un discurso de feminismo, equidad, justicia social y empoderamiento femenino ante casi 40 mil jóvenes de entre 13 y 22 años, de 172 países. Su mensaje duró 10 minutos, y aunque mostró gran entereza, también destacó su estilo.

La actriz lució de pie y colocada ante una pared lisa, sin ningún elemento que pudiera distraer la atención de lo importante, al verla era imposible no apreciar que la imagen de Markle es más moderna, más libre y más natural.

Si bien otra de las reglas de la Casa Real británica estipula que el maquillaje debe de ser discreto (nada de labiales llamativos, nada de contouring, ni ojos demasiado marcados, nada de retoques en público ni de manicuras llamativas), entre la imagen de Meghan hace seis meses y la de hoy hay un cambio notable.

En su etapa como duquesa, la mirada de Markle era destacada con máscara de pestañas, siempre utilizaba iluminador en la parte superior del pómulo, unificaba el tono del rostro con una base de maquillaje y marcaba volúmenes con un toque de polvos bronceadores.

En su última aparición, Meghan lleva la mirada más natural, sin dramatizar tanto la pestaña, su piel está mucho menos trabajada y tan solo se aprecia un toque de brillo de labios.