Foto: Internet
La cantante y actriz Jennifer López causó sensación este viernes en la pasarela de Milán al desfilar para Versace con un vestido similar al que usó en los Grammy del 2000, en donde derrochó sensualidad al lado de su entonces pareja, el rapero P. Diddy

La cantante y actriz Jennifer López causó sensación este viernes en la pasarela de Milán al desfilar para Versace, una sorpresa en el cierre de un certamen que se dejó llevar por la selva amazónica de la mano de Marni.

Jlo se convirtió en la “Reina de la Gala” con un espectacular vestido de seda verde muy escotado, el mismo modelo que sorprendió en la ceremonia de los Grammy del año 2000, López demostró su poder en una sala al borde de la histeria.

El icónico momento fue utilizado como un mensaje a favor de rescatar la selva, la célebre marca reprodujo para los desfiles: la jungla, para esto empleó árboles realizados completamente con cartón y botellas de plástico recicladas.

El vestido es una nueva versión de aquel famoso del 2000, solo que, con leves variaciones, gracias a las que JLo terminó mostrando más piel que hace casi dos décadas, pues el nuevo vestido no lleva mangas y tiene aberturas laterales en el torso.