Melancoholía
AMLO es un melancólico,
como lo indica su acrónimo;
no hombre público, un anónimo
mejor fuera, o sea, un alcohólico.

Lo que nos espera
Obrador sí es un nihilista:
su afán de regenerar
este país, a ojos vistas
hará a todos naufragar.

Oportunismo 
e impunidad judicial
Quisieron pintarla calva;
no había caso contra Elba;
Peña Nieto actuó a mansalva,
por no decir a manselva.

Poder hembra
Se marchan los chavorrucos,
llega Cecilia Romero;
ella sí es un caballero,
no como esos mujerucos.

Gancho al hígado
Pomarrosa Manigault
no es ninguna perdedora;
derribó a Trump por knock out
y lo hizo en media hora.

Sólo inepto
Diagnóstico al portador:
país corrupto e inepto
en cualesquier plano, excepto
por lo que toca a Obrador.

Panorámico
Lo peor ha pasado a escena:
país inepto y corrupto
como un gran coito interrupto
entre el viejo PRI y Morena.

De una pieza
El mecánico actuó solo,
tenía unos tornillos sueltos;
hombres así de resueltos
no pueden actuar con dolo.

El virrey hurtado
¿Virreyes o delegados?
¿Oidores, coordinadores?
Los pequeños obradores
del caos ya están maniatados.

Decisión 2018
Me tomaré otra cerveza
cuando el país se componga.
O sea, nunca. No la ponga,
mesero, sobre la mesa