Como si Cicerón supiera entonces lo que pasa en México, declaró: “Se debe a nuestro propio fracaso moral y no a un capricho de la suerte el que, si bien retenemos al hombre, hayamos perdido la realidad de una república”. Esa república a la que se refería, quejándose Cicerón, no dista mucho de la nuestra que se debate en oleadas de podredumbre, que flota en un mar de inmundicias. En estado putrefacto, en unas semanas habrá elecciones en cuatro estados del país y la incógnita es la suerte del PRI. Independientemente del descrédito nacional del partido que alguna vez enarboló postulados revolucionarios y de vanguardia social, un partido que fue de centro-izquierda, estarán en juego los Gobiernos de Nayarit, Coahuila, Edomex y los ayuntamientos de Veracruz.
Nayarit es una entidad federativa que dejó de ser un estado social y democrático de Derecho, como debería ser según la Declaración de Principios del PRI, para convertirse en un estado narco. Según se sabe por la aprehensión y sometimiento a proceso penal en Estados Unidos de Edgar Veytia, el fiscal general del Estado, ahora preso en Nueva York por operar el narcotráfico desde sus oficinas ministeriales en tierras nayaritas.

Coahuila, por su parte, podría dar la espalda a un partido que postuló a los hermanos Moreira que han convertido a ese gran estado del norte en un páramo de inseguridad, muerte y desolación. Cómo comparar a los hermanos Moreira con revolucionarios como don Venustiano Carranza, también como ellos, gobernador de Coahuila. Menos aún con otro coahuilense ilustre, don Miguel Ramos Arizpe, para paradoja nacional el Padre del Federalismo mexicano. El PAN, con Guillermo Anaya, debería ser el partido ganador en esos comicios. Uno de sus lemas es que él, candidato de un estado fronterizo, sí puede ir a Estados Unidos, como no puede hacerlo el candidato del PRI, por las razones que todos adivinan.

En el Edomex todo está apostado al candidato Del Mazo para asegurar que el PRI subsista un año más hasta 2018. Si gana del Mazo III, el PRI podrá contender en la presidencial, si pierde se intuye que no habrá posibilidad para el PRI presidencial. De ese tamaño es la necesidad de asegurar que gané un tercer Del Mazo. Tercero, como si el sistema político no fuera democrático, republicano, sino un remedo de las monarquías hereditarias: abuelo, padre e hijo suman 18 años de la misma familia a cargo de la política, la administración y los presupuestos del estado más importante del país.

Toda la escenografía montada para extraditar a Yarrington, y para detener a Duarte (Javidú) en Guatemala, ha tenido como propósito presentar a un PRI justiciero que enarbola las banderas de la honestidad y las buenas prácticas políticas y de gobierno. Un PRI que lucha contra la corrupción y por ello persigue a los corruptos, así hayan sido postulados por el mismo partido que ahora los persigue y acosa. ¿Pero quién cree honestamente esta faceta justiciera del PRI?

Mientras esto sucede, el PRI ha encontrado a quien encargar una labor crucial, como es el diseño de la plataforma ideológica, para un partido sometido al embate ciudadano por su cercanía con la corrupción. El futuro encargado de la Fundación Colosio, sucesora del Instituto de Estudios Políticos y Sociales (IEPES), por lo que se ha declarado, será José Murat I. Murat II, su hijo, gobierna ahora el estado que ya había gobernado su padre. Hace dos años el New York Times publicó una nota sobre los negocios de los Murat y sus departamentos millonarios en Manhattan. En estas páginas escribí entonces: “Lo que no es moralmente correcto y es reprobable conforme a la decencia republicana, es que quien conoce la miseria en Oaxaca, como la conoció José Murat desde niño, donde gobernó, se enriquezca de manera tan escandalosa que liquide la esperanza de millones de pobres a lo que tienen derecho: una clínica con médicos y medicinas, una escuela con maestros en la que se enseñe y una policía que proteja”.

José Murat, asesor de Javier Duarte, sería el encargado de la ideología del PRI, si llega a presidir la Fundación Colosio. Ver y oír para enterarse de los consejos éticos que daba entonces a Javidú: 


https://www.youtube.com/watch?v=sVuOEpA2NpE


@DrMarioMelgarA