Foto: Archivo
El Banco de México informó que el dinero enviado por los ciudadanos residentes en el extranjero el año pasado aumentó un 7% respecto al 2018

Durante el 2019, México recibió remesas de USD 36.048 millones provenientes de sus ciudadanos residentes en el extranjero. Esto representa una cifra récord en los registros, informó el Banco Central de México, así como un aumento del 7.04% respecto a la cantidad que se había contabilizado en el 2018 (USD 33.000 millones).

En el periodo de enero a diciembre del año pasado, la remesa promedio individual que enviaron los mexicanos fue de USD 326, lo cual fue ligaremente superior a los USD 322 que se registró durante el mismo lapso del 2018, en el cual también se consignó que las operaciones pasaron de 104 millones a 110 millones, el 99% de ellas se realizaron a través de transferencias electrónicas.

Un punto que es importante destacar es que las remesas, las cuales proceden principalmente de los migrantes mexicanos que viven en los Estados Unidos, representa la segunda fuente de divisas en el país. Este rubro únicamente está por detrás de las exportaciones automotrices, que suman casi 150.000 millones.

Los estados de EEUU con la mayor población de personas nacidas en México ocupan el lugar más alto en las transferencias de remesas. Estas entidades son California (USD 8.84 mil millones), Texas (USD 4.3 mil millones), Illinois (USD 1.4 mil millones), Nueva York (USD 1.8 mil millones), Florida (USD 1.15 mil millones) y Georgia (USD 1.0 mil millones).

En este sentido, a mediados de la década pasada, California se mantuvo como uno de los estados más relevantes en este tema para México, pues en el periodo que comprende el 2014 y el 2017 esta demarcación representó el 29% del total de las remesas que el país recibió.

Otros datos que el Banco Central de México acerca de este tópico es durante el mes de diciembre, México recibió USD 3.083 millones de dólares, una cifra superior respecto a los USD 2.898 millones de noviembre, pero inferior a los USD 3.125 millones de octubre. Sin embargo, respecto al mismo mes del 2018, la cifra supuso un alza en el volumen de las remesas del 3%, pues en aquel entonces se recibieron USD 2.991 millones.

Los recursos que la economía mexicana percibió a partir de las remesas de los ciudadanos en el extranjero superan los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED), que se estiman en USD 35.000 millones, así como de los USD 26.000 millones que se obtuvieron gracias a la exportaciones petroleras. Incluso está por encima de los ingresos captado por la actividad turística, los cuales acumularon cerca de USD 22.000 millones hasta noviembre de 2019.

Jesús Cervantes, gerente de estadísticas económicas de remesas de América Latina y el Caribe del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), mencionó al diario El Financiero que “las remesas presentan un crecimiento sostenido desde 2013, y se explica por la recuperación de la economía de Estados Unidos, que se reflejó en el empleo de los trabajadores migrantes, aumentando la remuneración media y con ello la masa salarial”.

Otro factor que entró en juego para que durante el 2019 se registrara la cifra récord, según el especialista, “fue la depreciación del peso mexicano frente a la moneda estadounidense y que no se vio reflejado en la inflación, eso incentivó aumentar más los envíos”.

A pesar de que los flujos de remesas podrían mantenerse altos, para el año en curso se prevé que la economía mexicana se mantenga lenta. El Fondo Monetario Internacional pronosticó un crecimiento en este aspecto de apenas el 1% para México durante el 2020.

Cabe mencionar que desde que llegó al poder, el 1 de diciembre de 2018, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha destacado la importancia de las remesas para centenares de miles de familias en México. En varias ocasiones, el mandatario ha calificado a los migrantes mexicanos de “héroes vivientes” porque considera que gracias al dinero que envían, se ayuda mucho a la economía popular.