Foto: Especial
Diego Luna y Michael Peña presentaron la cuarta temporada en Bilbao

Madrid.- Hoy llegó a Netflix la cuarta temporada de Narcos, ambientada en México

Tras relatar el nacimiento de los cárteles de Medellín y Cali, la serie se traslada hasta el país norteamericano, hasta bconcretamente, para seguir los pasos de Félix Gallardo (Diego Luna), el hombre que se encargó de unir a los principales capos del crimen mexicano, y a su contrapartida Kiki Caramena (Michael Peña), el agente de la DEA encargado del caso.

Luna y Peña han visitado Bilbao para presentar esta nueva temporada que llega al servicio de streaming en el año con los registros más violentos de la historia de México. Lo hace, además, agitada por la enorme tormenta mediática generada por la férrea y polémica política migratoria de Trump y entre las ya habituales acusaciones que tachan a la ficción de glorificar a los capos del narcotráfico y de no ser fiel a los hechos reales. Dos aspectos, estos últimos, en los que Luna difiere.

“Los hechos que se cuentan son reales”, explica el actor sobre la veracidad la historia relatada en Narcos: México. “El caso de Kiki Camarena está muy documentado, pero claro que hay muchas libertades. Esto tiene que funcionar como una serie. Muchos eventos por ejemplo se han acercado en el tiempo para poder contar la historia en 10 horas”, apunta en una entrevista concedida a Europa Press.

“Pero en esencia todo lo que contamos sucedió. Los personajes existen de verdad, y se les acusa de lo mismo que se les acusa en la serie. Lo ideal sería que la serie despierte la curiosidad por conocer la historia”, sostiene el actor mexicano que anima aquellos que quieran una reconstrucción totalmente fiel de los hechos a leer algunos de los muchos libros que se han escrito sobre el tema.