En la desgracia prevista
el retroceso es constante
y no se tiene a la vista
quién atienda lo importante