Al menos resucitó
olímpica la esperanza
y México hoy exigió
vivir deportes sin “transa”.