Especial/ De acuerdo con la Universidad de Johns Hopkins, hasta ayer México, registraba la letalidad global más alta, es decir, 9.8 muertes por cada 100 casos confirmados de la enfermedad, seguido de Irán, con 5.4; Italia, con 3.8, y Estados Unidos, con 2
Una de las formas más importantes de medir la carga de COVID-19 es la mortalidad, es decir, el número de muertes por cada 100 mil habitantes

De acuerdo con Reforma, Bélgica, con 128 muertes por cada 100 mil habitantes, registra la mayor tasa de mortalidad global, seguido por San Marino, con 124; Perú, 110; Andorra, 98; España, 88, y Argentina, 80. Chile y Brasil, 79, y Reino Unido y México, con 78.

Destacan que una de las formas más importantes de medir la carga de COVID-19 es la mortalidad, es decir, el número de muertes por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo con la Universidad de Johns Hopkins, hasta ayer México, registraba la letalidad global más alta, es decir, 9.8 muertes por cada 100 casos confirmados de la enfermedad, seguido de Irán, con 5.4; Italia, con 3.8, y Estados Unidos, con 2.2.

Pero aunque estos países tienen la mayor cantidad de muertes proporcionalmente a sus casos de COVID-19, "no necesariamente (tienen) la mayor cantidad de muertes en general", apunta la institución.

Los países de todo el mundo han informado tasas de letalidad muy dispares debido a las diferencias en el número de personas examinadas: con más pruebas, se identifican más personas con casos más leves, lo que reduce la tasa de letalidad, detalla.

También influye la demografía, es decir, las características de las poblaciones o del sistema de salud o diversos factores.

Actualmente, México está por cruzar el umbral de los 100 mil muertos por COVID-19 y la Secretaría de Salud anticipa ya otros 14 mil decesos que hasta ahora están en calidad de "estimados".

Con información de Reforma

Miguel Sagnelli

Editor Web de secciones Coahuila, México e Internacional. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con más de 10 años de experiencia en medios de comunicación europeos y nacionales. Tanto en redacción, producción y docencia de los mismos.