La ANPEC planteó que los primeros que tienen que ponerle un alto a Trump son las grandes industrias que ya están instaladas en México -como la automotriz-. (Foto: Archivo)
El líder de la ANPEC, Cuauhtémoc Rivera, señaló que si el País vecino del Norte presiona con el TLCAN, México debe responder de la misma manera
Es hora de que el presidente Enrique Peña Nieto, sus funcionarios y los ciudadanos se den cuenta de que Donald Trump viene en serio contra nosotros, no está jugando, y que si nos quitan el TLCAN nos va a cargar el payaso”.
Cuauhtémoc Rivera, líder de la ANPEC.

CIUDAD DE MÉXICO.- México debe defender una economía de libre mercado con Estados Unidos; hacer valer los acuerdos entre ambas naciones, así como fortalecer la actividad comercial interna, recomendó Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC). Sin embargo, alertó, el Presidente Enrique Peña Nieto y los funcionarios de su Gobierno continúan con su discurso de “no pasa nada”.

“Nos quieren poner un muro de negocios, nos quieren poner la vara más alta, nosotros tenemos que ponérsela más alta también”, sentenció.

El líder de los pequeños comerciantes criticó que pese a que el próximo Presidente de Estados Unidos ha asegurado que irá en contra del TLCAN, de los migrantes mexicanos y de las remesas, “hemos visto un Gobierno timorato, que no sabe qué hacer con Trump. Van a ir a la toma de posesión el 20 de enero y le van a ir a besar la mano al ‘nuevo dictador’”.

Sin embargo, dijo, a los mexicanos ahora los puede unificar la “luchar por la defensa de una economía de libre mercado y por hacer valer los acuerdos y defender los intereses que hasta ahora están ahí”.

“Es decir, si él [Donald Trump] va en contra del TLC, nosotros debemos defenderlo. Y en eso debe estar el Presidente, debe estar [José Antonio] Meade, debe estar [Agustín] Carstens, debemos estar todos”, detalló.

El Presidente Peña Nieto llamó este día a miles de funcionarios públicos, congregados en el auditorio de la Expo Santa Fe con motivo del inicio de los últimos 2 años de su gestión, a consolidar los logros obtenidos:

“No es momento de estar descubriendo el hilo negro, de estar inventando, de estar incorporando nuevas cosas sino de concentrarnos en esas tareas y en esos objetivos que están trazados y por los que hemos venido trabajando; esa será la aportación que haga esta generación de servidores públicos”

Y ayer, en un comunicado, la ANPEC, una asociación civil que agrupa a pequeños comerciante de todo el país, urgió al gobierno de Peña a reaccionar y encarar a lo que llamó “el proteccionismo trumpista”. Denunció también que Donald Trump representa intereses mezquinos que pretenden hacerse de riquezas que han costado décadas de trabajo.

De acuerdo con Rivera, una salida del TLCAN va a afectar aún más la ya mermada economía mexicana. Si nos quitan el acuerdo, dijo, “nos va a cargar el payaso”.

El presidente de la ANPEC destacó que incluso en su sector el embate Trump comenzó a sentirse desde antes de que se llevaran a cabo las elecciones en el vecino del norte.

En México, de acuerdo con datos del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, dependiente del INEGI, existen unos 631 mil 739 establecimientos clasificados como tiendas de abarrotes, ultramarinos y misceláneas, muchas de las cuales han comenzado a sentir los efectos del débil crecimiento económico del país. De acuerdo con la ANPEC, los pequeños comercios generan un millón de autoempleos, de los cuales, viven alrededor de 5 millones de mexicanos directamente.

La encuesta más reciente de la ANPEC, levantada en mayo pasado -cuando Trump aún era aspirante a candidato republicano- refleja que los pequeños comerciantes ya alertaban que la situación económica del país no les favorecía en sus ventas, en sus ingresos ni en a los de sus clientes.

El 9 por ciento de los pequeños comerciantes entrevistados -de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey-, consideró que sus ventas durante este año se han incrementado. Por el contrario, un 43 por ciento dijo que van a la baja, y un 48 por ciento señaló que se han mantenido igual. Además, el 51 por ciento ha visto disminuir sus ganancias, mientras que sólo el 7 por ciento las ha visto crecer.

El 52 por ciento de los pequeños comerciantes considera también que la economía del país se encuentra estancada, mientras el 46 por ciento dice que está en retroceso.

El mal desempeño de la economía, señala un 36 por ciento, es gracias a “una mala política económica” y a “la corrupción y gasto excesivo del Gobierno”. Un 34 por ciento se lo adjudica a la caída de los precios del crudo y otro 30 por ciento al elevado precio del dólar frente al peso.

Un 39 por ciento de los pequeños comerciantes dijo que para mejorar las condiciones económicas del país se debe cambiar la política económica y un 25 por ciento considera que se debe impulsar la economía interna y el pequeño comercio.

La encuesta se levantó hace más de seis meses y el panorama ya lucía malo para este sector. Ahora se ha vuelto totalmente “incierto”.

La ANPEC advirtió en su comunicado que el inesperado triunfo de Donald Trump oficializa el arranque de una nueva era de la globalización económica. “Los países del primer mundo se preparan para encarecer y encerrarse en un modelo económico proteccionista, que afectará las escasas posibilidades de desarrollo de los países del tercer mundo”, explicó.

Por su parte, en entrevista con SinEmbargo, el líder de la Alianza, Cuauhtémoc Rivera, dijo que ellos ya han identificado que el consumo interno “está restringido” y ha migrado al sector informal, que en consecuencia trae que cada vez más comerciantes lo hagan también:

“Estamos viendo cómo está batallando la gente para mantenerse en pie, ahorita, antes de que venga nada. […] Nosotros empezamos a decir, desde hace un mes y medio, desde antes de que se anunciara el triunfo de Trump, que sólo estábamos viendo la posibilidad de que ganara, y con eso el peso se empezó a devaluar, salimos a los medios y les dijimos […] eso afecta el consumo popular porque se va a elevar las gasolinas, los hidrocarburos, se va a elevar el huevo, se va a elevar la tortilla, porque el 60 por ciento del maíz que nos comemos es importado, se paga en dólares. Nos va a afectar la devaluación del peso”.

Rivera planteó que ante este panorama el Gobierno mexicano ya debe aceptar la dimensión de lo que se viene para la economía del país. Consideró que lo que hasta hace unas semanas eran sólo amenazas de un candidato, con el triunfo de Trump, y ahora con el anuncio del próximo Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, “un acérrimo enemigo del comercio con México” y las pesadillas están próximas a volverse una realidad.

“Todavía no es Presidente y acaba de cancelar la inversión de Carrier. Es decir, viene en serio contra nosotros, no está jugando. Yo creo que nosotros no debemos tomarlo a la ligera. No estamos contra el pueblo norteamericano, al contrario, tenemos muchas cosas que nos vinculan, la frontera, los connacionales. Tenemos mucho en común”, detalló.

DEFENDER LOS ACUERDOS

Rivera destacó que la posición de los pequeños comerciantes es que se haga una defensa del TLCAN y exigir que continúe la apertura del comercio entre ambas naciones. Criticó que países como Estados Unidos ahora vayan en contra de lo que ellos mismos propusieron: “una economía de libre mercado”:

“Nosotros éramos una economía mixta en los 70s, entre el libre mercado y nacionalista, nos hicieron cambiar, nos vinimos al libre mercado y ahora quieren rehacer las reglas del juego y volverse proteccionistas”.

Sin embargo, el líder de la ANPEC planteó que México no debe responder al “proteccionismo” de Estados Unidos cerrando su mercado. Dijo que lo más conveniente sería continuar con un mercado abierto y buscar otros mercados.

“Necesitamos que la gente tenga ese poder de compra, compre en el país, se active la producción interna, la venta interna, y que de alguna manera empecemos a voltear a otros lados más allá de Estados Unidos, a Sudamérica y hacia el resto del mundo”, abundó.

“A un proteccionista como Trump no le debemos contestar con proteccionismo. Somos un país abierto al mundo y no nos vamos a cerrar”, recalcó.

El presidente de los pequeños comerciantes recomendó que se fortalezca la actividad comercial interna, pero no a través de un consumo nacionalista, sino a través del fortalecimiento del poder de adquisición de los mexicanos.

“Que se fortalezca la actividad comercial interna, en lo local, con el consumo y la venta de los productos de donde vengan. Lo que tu estés comprando no tiene que ser precisamente un producto hecho en México, sino que se consuma. Y para poder comprar en el país, necesitamos elevar los salarios. Los salarios que se están pagando son bastante bajos, un promedio de dos a tres dólares diarios. Hay gente que no gana ni eso, gana un dólar diario. Para mantener a una familia, es una locura”, planteó.

Finalmente, hizo un llamado a que las autoridades y la población se pongan de acuerdo para “defender los intereses económicos del país”, que defiendan el TLCAN y que si Trump “quiere cambiarlo, nosotros decimos no”.

“En 24 años se ha forjado una economía que ha costado mucho trabajo y él [Donald Trump] quiere en unos meses, en un golpe de mesa, cambiar de manos la riqueza”, recordó.

“Yo creo que nadie le ha cantado el tiro al Gobierno como va […]. No se trata del PRI, el país está en juego, más allá del Presidente y del aparato de Gobierno. Necesitamos un Presidente patriota, que defienda al país en lo que queda de país”, destacó.