Foto: Especial
En días pasados, ocho estudiantes mexicanos de nivel secundaria acudieron a la ciudad de Chiang Mai, Tailandia, para representar a México en la Competencia Internacional de Matemáticas 2016

CIUDAD DE MÉXICO.- En días pasados, ocho estudiantes mexicanos de nivel secundaria acudieron a la ciudad de Chiang Mai, Tailandia, para representar a México en la Competencia Internacional de Matemáticas 2016.

Los resultados fueron 4 medallas de bronce y 4 menciones honoríficas en las pruebas individuales, así como dos preseas más de bronce en el concurso por equipos.

Tras competir contra 283 estudiantes de 31 países, en su mayoría del sudeste asiático, Jesús Omar Sistos Barrón, de Guanajuato; Nuria SydyKova Méndez, de la Ciudad de México, Éric Iván Hernández Palacios, de Nuevo León y Bruno Gutiérrez Chávez, de Colima, obtuvieron cada uno una medalla de bronce.

Por otro lado, Ricardo Balam Ek, de Yucatán; Sebastián Stephan Dunlong, de la Ciudad de México; Jonatan Alejandro González Cásarez y Diego Hinojosa Téllez, ambos de Jalisco, lograron mención honorífica.

La Competencia Internacional de Matemáticas Tailandia 2016 (TIMC) está conformada por dos concursos paralelos: la Invitational World Youth Mathematics Intercity Competition (IWYMIC), que está orientada hacia estudiantes de nivel secundaria y la Elementary Mathamatics International Contest (EMIC), que está dirigida hacia el nivel primaria. México participó sólo en la IWYMIC por eso, todos los integrantes de la delegación eran de nivel secundaria.

Rogelio Valdez, presidente de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas, explicó que una parte de la competencia es contra reloj, además hay una etapa que es individual y otra parte que se resuelve en equipos.

Las pruebas

El examen abarca cuatro áreas de las matemáticas que son álgebra, combinatoria, teoría de números y geometría. Uno de los ganadores de medalla de bronce, Jesús Omar Sistos Barrón dijo que el examen por equipos tiene una duración de una hora y consta de 10 problemas.

En los primeros 15 minutos nadie puede escribir y el equipo lee los primeros 8 problemas, los discute y se los reparte para que en los siguientes 15 minutos se resuelvan y se redacte la respuesta. El resto del tiempo todos los integrantes del equipo aportan sus ideas para resolver juntos los dos últimos ejercicios que son los más complicados.

Antes de la competición, todos los integrantes de la delegación reciben un intenso entrenamiento por parte de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas, el cual los prepara para enfrentar problemas de un mayor grado de complejidad que los que se resuelven en un salón de clases regular de secundaria.

Al respecto, Ricardo Balam Ek comentó que la diferencia entre el entrenamiento que reciben y las matemáticas que aprenden los estudiantes promedio es que en el primero se les enseña a jugar con las ideas y números para resolver los problemas mientras que en las clases regulares solamente se les pide que aprendan o memoricen fórmulas y teoremas.

Por su parte, Didier Adán Solís Gamboa, uno de los líderes que acompañaron a la delegación expresó que esta competencia busca estimular la creatividad y la imaginación de los jóvenes, al presentarles problemas cuyo planteamiento y solución requieren altas dosis de ingenio.

“Los contenidos que se requieren para afrontar estos problemas corresponden al currículo básico de secundaria: álgebra, aritmética, conteo y geometría. Por otro lado, esta competencia, a diferencia de otros concursos internacionales de matemáticas en las que México participa, añade dos elementos únicos: el trabajo en equipo y un esquema de competencia contra reloj en la que los exámenes se deben resolver mucho más rápido”.

Cabe mencionar que aunque todos los seres humanos tenemos la capacidad natural de desarrollar nuestras habilidades matemáticas, en el caso de los niños y jóvenes es especialmente importante fortalecerlas durante su educación básica porque estimulan la creatividad y el desarrollo de un pensamiento crítico y analítico que necesitarán en los años posteriores de su formación.

Concursos como la Competencia Internacional de Matemáticas contribuyen a impulsar de manera intensa y puntual la enseñanza y el aprendizaje de esta disciplina abstracta en numerosos países del mundo.