Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Foto: Archivo
El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dijo que México debe seguir operando una salida ordenada como acordó, es decir, continuará por dos dos años con una revisión de medio término e irán disminuyendo de manera paulatina los montos asociados con ella

México mantendrá la línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI) porque el panorama económico global es incierto, aseguró este sábado Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En conferencia de prensa en Washington DC, explicó que sostuvo una conversación –como prefirió llamar a la suave negociación– con la directora gerente del organismo internacional, Kristalina Georgieva, para tratar el tema.

Dijo que México debe seguir operando una salida ordenada como acordó, es decir, continuará por dos dos años con una revisión de medio término e irán disminuyendo de manera paulatina los montos asociados con ella.

Herrera explicó que no está a discusión si se renovará o no dicha línea de crédito, por 74 mil millones de dólares, sino cuál es el ritmo de la estrategia de salida. Reiteró que México no busca usar dicho mecanismo financiero, el cual se adquirió después de la gran crisis financiera de 2008-2009 para ser usado ante problemas graves.

Argumentó que el país la mantendrá porque el panorama internacional es incierto, tema que fue abordado por todos los ministros de hacienda que acudieron a las reuniones de otoño del FMI y del Banco Mundial (BM). En éstas sostuvieron encuentros paralelos con el Grupo de los 20 (G20), la Alianza del Pacífico, inversionistas y las calificadoras Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s.

La línea de crédito está ahí para ayudar, para dar certidumbre. Lo que estamos buscando es cuál es el mecanismo óptimo que permita dar certidumbre y cuál es el tamaño adecuado de ello, expresó.

El secretario comentó que el tema constante fue la desaceleración sincronizada de la economía en el mundo. Hubo, explicó, una revisión a la baja del crecimiento de 19 de las 20 economías que forman parte del G20. Otro fue las tensiones comerciales, que no son ciclos naturales de la economía, sino barreras hechas por el hombre.

Enfatizó que las mayores preocupaciones son por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y por el Brexit. La única constante es que hay incertidumbre, destacó.

Sobre la ratificación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá, dijo que está pendiente en los congresos estadunidense y canadiense. El funcionario se mostró optimista acerca de la ratificación y destacó que si logra aprobarse en los países socios dará gran ventaja a la región norte del continente, en medio de la compleja situación económica.

Durante las reuniones, continuó, se abordó el tema del cambio climático y se acordó que si se quieren alcanzar las metas planteadas para 2040 y 2050 se deben implementar ya diversas medidas, como la sustitución de vehículos de altas emisiones contaminantes.

Herrera Gutiérrez sostuvo que con inversionistas y calificadoras se habló sobre las medidas para aumentar la recaudación, como la ley para combatir las empresas fantasma, temas técnicos del paquete económico y lo que espera México de la situación internacional.

El funcionario aseguró que ya comenzó a tratarse la forma en que tributarán las empresas de la economía digital. Detalló que es el sector que más crece en toda la economía. Pero el reto es que paguen impuestos, pues los códigos fiscales anteriores buscaban cobrar por bienes tangibles.

En el complejo debate se acordó una especie de impuesto mínimo que se aplicará en todas las naciones, el cual comenzaría a cobrarse a finales de 2020. Añadió que en enero próximo comenzaría a redactarse, para que entre mayo y junio pueda ser traducido en los países para fijarlo en sus códigos tributarios.

Por último, aseveró que ello no choca con el planteamiento para el paquete económico 2020, pues no se trata de crear un impuesto digital, como han hecho en Francia y Reino Unido, sino aplicar impuestos tradicionales, como al valor agregado y sobre la renta.

Por su parte, el comité directivo del FMI dijo que las tensiones comerciales son uno de los principales riesgos bajistas para la economía global y que reconoce la necesidad de lidiar con esos temas, incluida la reforma de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Un fuerte sistema de comercio internacional, con reglas bien aplicadas que aborden los desafíos actuales y futuros, apoyará el crecimiento global, dijo el Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI en un comunicado.

Reconocemos la necesidad de resolver las tensiones comerciales y apoyamos la reforma necesaria de la OMC para mejorar su funcionamiento, agregó.