“Guarde esta fecha. Hoy se escribe en la historia, la militarización de la seguridad pública en #México con la #Guardia Nacional Militar. Ignorados los expertos, activistas, víctimas y organismos internacionales. En vías de convertirnos en un país autoritario”. Este fue el tuit de Marco Zamarripa, director del Consejo Cívico de Instituciones de La Laguna, del 16 de enero de 2019.

Ese día fue aprobado el dictamen que creó la Guardia Nacional con el apoyo de las bancadas de Morena, del PRI, PVEM, PES, PT y algunos perredistas.

Marco tiene razón. Esta decisión institucionalizará la militarización del país en la Constitución y abrirá las puertas al autoritarismo. Porque otorga “facultades permanentes a las Fuerzas Armadas (en particular SEDENA) para llevar a cabo labores de seguridad” en un México falto de Estado de derecho, pródigo en violaciones a los derechos humanos y ausente de rendición de cuentas.

En el Índice de Estado de Derecho 2017-2018 publicado por World Justice Project, México ocupa el lugar 92 de 113 posibles. Justo entre Uzbekistan y Sierra Leona. Solo a 11 lugares de Venezuela, el último lugar.

De enero de 2007 a junio de 2017, el Ejército y la Marina fueron las instituciones de seguridad que cometieron mayores violaciones a los derechos humanos relacionadas con desaparición, tortura y ejecuciones. La Comisión Nacional de Derechos Humanos lo refrenda: “las violaciones a los derechos humanos alcanzaron niveles históricos durante 2017”.

Peor aún, el uso y el abuso de las Fuerzas Armadas a la vez que disminuye la observancia de los derechos humanos incrementa el índice de letalidad y de opacidad para rendir cuentas. Porque “en buena medida (estas Fuerzas) se autogobiernan” sin rendir cuentas a nadie.

Si subordinamos esta tendencia militar en el ámbito de seguridad pública al poder político concentrado en la persona de Andrés Manuel López Obrador; ¿qué podemos esperar? Una presidencia autoritaria de tinte absolutista con una estrategia fallida -de nuevo- para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.