Foto: Archivo
El subsecretario para América del Norte de la SRE, Jesús Seade, dijo que México no considerará cambios a los términos del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá

Ciudad de México. El subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Jesús Seade, aseguró este jueves que México no considerará cambios a los términos del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Es un tratado ya cerrado”, respondió el funcionario al ser cuestionado acerca de cambios al documento, que fue firmado en noviembre por los jefes de Estado de los tres países y que deberá ser discutido por los respectivos congresos para su ratificación.

“Es algo muy complicado, yo soy respetuoso (…), quiero entender cuál es el problema y vamos a ver cómo se resuelve, pero un cambio (al tratado) no es la vía, es un tratado ya cerrado”, sostuvo luego de participar en el foro La relación comercial en América del Norte y el destino del T-MEC.

Seade indicó que México no tiene restricciones en los plazos para que el Senado de la República ratifique el T-MEC, pero se congratuló que Canadá y Estados Unidos se “pongan las pilas” para que sus congresos discutan y ratifiquen el documento.

Canadá tendrá elecciones en octubre próximo y Estados Unidos su elección presidencial en 2020.

Por ello, el funcionario de la cancillería mexicana estimó que la ratificación del T-MEC pueda ocurrir antes de julio.

Los empresarios que acompañaron al gobierno mexicano en las negociaciones del T-MEC coincidieron en que el Senado de la República no tiene prisa por ratificarlo.

Es probable que el Senado discuta y ratifique el T-MEC en iguales tiempos que los congresos de Canadá y Estados Unidos, dijo Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo de Negociaciones Estratégicas del Consejo Coordinador Empresarial, después de participar en el mismo foro.

Agregó que el sector privado trabaja en dos frentes: en Estados Unidos realiza un cabildeo entre congresistas, en conjunto con su par estadunidense, y en el Senado de la República porque no se puede dar aún por un hecho su ratificación.

“Hay reuniones con los liderazgos del Senado para compartirles el trabajo que se ha hecho; ese es el cabildeo”, dijo Kalach.

Coincidió con el gobierno mexicano en no realizar cambios en el T-MEC porque sería como abrir la “caja de Pandora”.

El T-MEC no tiene por qué abrirse para hacerle cambios. Es un tratado balanceado que contiene elementos que el Partido Demócrata de Estados Unidos y el nuevo gobierno de México querían incluir, por lo que sería “peligroso abrir esa caja de Pandora”, expresó Kalach.