Foto: Especial
La secretaria de Gobernación indicó en conferencia de prensa que la Secretaría de Relaciones Exteriores va a continuar su embajada en Bolivia.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informó este lunes que México no tiene la intención de romper relaciones diplomáticas con Bolivia, luego de la expulsión de la exembajadora María Teresa Mercado.

La funcionaria apuntó en conferencia de prensa que la Secretaría de Relaciones Exteriores va a continuar su embajada en Bolivia.

La funcionaria admitió que la relación con el país sudamericano es tensa, pero que por ahora solo la SRE tomó nota de la declaratoria de persona non grata.

“Hasta ahorita la SRE no tiene la intención de romper relaciones diplomáticas con Bolivia y va a continuar su embajada en Bolivia, solo es la persona de la embajadora”, dijo.

La presidenta interina boliviana, Jeanine Añez, declaró más temprano este lunes persona non grata a la embajadora de México, María Teresa Mercado, informó en una declaración.

La decisión fue tomada por "daño a la soberanía del Estado boliviano", e incluye a la encargada de negocios de España, Cristina Borreguero; al cónsul de España en Bolivia, Álvaro Hernández, y al grupo de elementos de guardias de seguridad de la sede diplomática del país europeo, precisó.

De acuerdo con la mandataria interina, el grupo de diplomáticos tiene 72 horas para dejar el país andino.

Más temprano, en un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que instruyó a la embajadora a regresar a México con el fin de resguardar su seguridad e integridad y agregó que la Embajada de México en Bolivia quedará a cargo de Ana Luisa Vallejo, actual jefa de Cancillería de la Misión.

El pasado viernes cuatro miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la policía española, acompañó a Borreguero y Hernández a una visita de cortesía a la embajadora mexicana Mercado a su residencia diplomática.

Esta se encuentra desde el 10 de noviembre bajo fuertes medidas de seguridad, que incluye el vuelo de drones, a fin de evitar que nueve exfuncionarios del gobierno de Morales abandonen la residencia diplomática mexicana.

Mientras el grupo espera salvoconductos para abandonar el país, las autoridades de Bolivia que reemplazaron a Morales, han levantado diversas acusaciones contra ellos, y exigen su entrega, a lo que México se niega amparado en los protocoles internacionales en materia de asilo.

Según la versión boliviana los policías españoles, en traje de faena, intentaron ingresar a la residencia mexicana encapuchados, lo que fue impedido por los agentes que desde hace mes y medio presuntamente dan seguridad a la residencia mexicana.