Foto: Archivo
Los maíces transgénicos no producen un kilo más por hectárea que las especies que existen en el país, aseveró. La ganancia que pudieran representar es que no se usan o se reducen la cantidad de insecticidas, "pero para el campesinado mexicano, para el 80 por ciento del área de producción del grano, estas cosas no sirven para nada", apuntó

Ciudad de México. "México no está preparado" para los transgénicos afirmó esta noche el biólogo José Sarukhán, miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República.

"No tenemos la organización para poder manejar adecuadamente esas tecnologías ", señaló. Y en el caso del maíz "perdemos soberanía alimentaria si no usamos la diversidad genética".

Los maíces transgénicos no producen un kilo más por hectárea que las especies que existen en el país, aseveró. La ganancia que pudieran representar es que no se usan o se reducen la cantidad de insecticidas, "pero para el campesinado mexicano, para el 80 por ciento del área de producción del grano, estas cosas no sirven para nada", apuntó.

Al término de la charla Biodiversidad esquina Diversidad Cultural, que dictó en la librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (FCE), lamentó que "las autoridades no encaren" el tema adecuadamente.

Para el premio Nacional de Ciencias y Artes 1990, y ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el problema no es científico, sino económico, social y cultural. El punto a valorar es la alimentación, aunque las empresas la desestimen y les importe más las ganancias, agregó.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y el Uso de la Biodiversidad (Conabio) aprobó la siembra de algodón transgénico en Coahuila, señaló. Esa planta, recordó, es nativo del país y es la mejor del mundo. Luego de un análisis de riesgo los especialistas determinaron que el área cultivo, la biología floral y el movimiento del polen no llegaba a las poblaciones silvestres de la semilla, detalló.

Sin embargo, "en México no hay capacidad de cuidar ni monitorear". Los camiones que lo transportan lo van regando por el camino, así que ahora "hay constructos genéticos metidos en las poblaciones silvestres a pesar de que está sembrado a kilómetros de distancia".

En la conferencia habló sobre la soberanía alimentaria, decidir qué y cómo se va a cultivar, explicó. En México, advirtió, no se ha discutido la forma en la que se asegurará la alimentación en los próximos años. "Es una tomadura de pelo" afirmar que con la intensificación agrícola se pueda lograr, apuntó.