Contraste. México es uno los 15 países con más población con limitantes para comer, pero es de los 20 con más millonarios. Fotos: Archivo
Está entre los 20 países con más millonarios del mundo y es de los 15 en los que más personas no pueden alimentarse correctamente

Que la desigualdad es uno de los problemas sociales más lacerantes de México no es novedad, pero los números, a veces, superan a la realidad. El 1% más acaudalado de la población mexicana posee la tercera parte de la riqueza nacional y el 10%, las dos terceras partes de los activos totales, según se desprende de un estudio elaborado por el profesor del El Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) Miguel del Castillo para la CEPAL (el brazo de Naciones Unidas para el desarrollo económico de América Latina y el Caribe), que fue presentado recientemente en el Senado. Pese a estos niveles de desigualdad, en México no hay un impuesto específico sobre el patrimonio o las herencias.

“El problema no es la riqueza (80.6 billones de pesos, cuatro veces el PIB mexicano), sino cómo se genera y, sobre todo, cómo se distribuye”, subraya Del Castillo. Si el monto total de activos se distribuyese de manera equitativa entre todos los mexicanos, cada uno de ellos tendría un patrimonio —siempre según los datos recopilados por el estudio— ligeramente inferior al millón de pesos (56.300 dólares), una cantidad “más que suficiente” para que tuvieran una vida holgada.

México es, apunta Del Castillo, “un país con mucha riqueza natural; tiene minerales y petróleo, una extensa costa, recursos hídricos, bosques y suficiente superficie agrícola para alimentar a sus habitantes”. Pero la situación actual es bien diferente: uno de cada cinco mexicanos pasa hambre; el salario mínimo diario (80 pesos) no es suficiente para alimentar a una familia y más de la mitad de la población no ingresa lo suficiente para comer correctamente y acometer los gastos básicos de salud, educación, vestido, vivienda y transporte. Todo eso, en un país miembro de la OCDE —el think tank de los países ricos— desde mediados de los noventa, en el que entre 125 mil y 200 mil personas tienen más de un millón de dólares en patrimonio y en el que 800 residentes poseen activos con valor de 50 millones o más. México es la segunda nación más poblada de América Latina, solo por detrás de Brasil— está entre los 20 países con más millonarios del mundo y entre los 15 en los que más personas no pueden alimentarse correctamente. 

La inequidad aumenta cuando el foco se pone sobre los activos financieros —dinero e inversiones financieras— y se aíslan los físicos —casas, terrenos, automóviles y diversos bienes del hogar—. En ese caso, el 80% de la riqueza nacional está en manos del 10% más acaudalado. La explicación a este hecho es doble: por un lado, la mitad de la población no tiene ninguna cuenta bancaria; por otro, poco más de 200 mil contratos para operar en Bolsa suman una inversión de 16 billones de pesos, más de la quinta parte de la riqueza nacional. Y 23 mil personas físicas o jurídicas tienen en la Bolsa de Valores  el 17% de los activos totales del país.

Desigualdad. La pobreza se mantiene en el País, donde los ricos amasan más bienes.

“Es evidente que hay que prestar más atención a la desigualdad de la riqueza y a sus implicaciones sobre la concepción de justicia, la democracia y la estabilidad social”, valoró el director ejecutivo de Oxfam México, Ricardo Fuentes-Nieva.

“El 1% de las familias mexicanas podrían comprar todo lo que tienen el 95% de las unidades familiares más pobres, lo que nos permite ver la desbalanza de poder”. Para cambiar la foto fija que muestra la investigación, el máximo responsable de la confederación de ONG en el país norteamericano ve fundamental centrarse en las políticas públicas, como la fiscalidad o el gasto público en sanidad y educación. “La paradoja mexicana es que en los últimos 20 años el país ha crecido poco, la pobreza se ha mantenido constante y la riqueza de unos pocos ha aumentado”, añadió. 

Crece más riqueza que el PIB

En poco más de una década, la riqueza total mexicana ha crecido a una tasa promedio anual del 8% y ha cuadruplicado el PIB. En contraste, la economía mexicana creció un 2.6% anual en el mismo periodo, una cifra reducida para tratarse de un país emergente y en el que la población no deja de aumentar.

“Esta disparidad entre el ritmo de aumento del producto y el de la riqueza provoca una mayor desigualdad. Los muy pocos que disponen de activos financieros han visto incrementar su ingreso y patrimonio a un ritmo mayor que los trabajadores, cuyo ingreso y riqueza depende tan solo de las percepciones producto de su empleo”, subraya el sociólogo y demógrafo mexicano Miguel del Castillo. En los últimos años, el rendimiento medio del capital ha sido del 15% anual, mientras que el salario mínimo —uno de los más bajos de Latinoamérica— y las remuneraciones medias industriales han aumentado a un ritmo del 4% promedio anual. En ambos casos no se tiene en cuenta la inflación.

Incluso dentro del sector empresarial, la distribución patrimonial es desigual: el 10% de las compañías mexicanas concentran el 93% de los activos físicos, mientras que el 90% restante —en su gran mayoría pymes— ostentan muy pocos bienes de capital. “Una parte de esta desigualdad se debe a la naturaleza de los negocios. En algunos de ellos —por ejemplo, la generación de electricidad, minería o petróleo— se requiere una fuerte inversión en instalaciones y equipos”, destaca Miguel del Castillo. Pero la inequidad no solo está presente en esos sectores: en la industria manufacturera cerca de 600 establecimientos concentran el 64% de los activos; en el comercio al por menor, 40 establecimientos de un total de 1,8 millones poseen la tercera parte de los activos físicos; en telecomunicaciones, 22 empresas de un total de 8.000 acaparan el 89% de los activos y en el sector financiero y de seguros, 73 instituciones suman el 76%.