Foto: AP

MÉXICO.- A menos de un mes de la primera carrera de Fórmula Uno en México en 23 años, la renovada pista del Autódromo de los Hermanos Rodríguez fue reabierto el sábado una ceremonia a la que acudieron el piloto mexicano Sergio Pérez y el brasileño Emerson Fittipaldi.

El circuito, inaugurado en 1959, fue sede de la máxima categoría en un par de etapas anteriores: 1962-1979 y 1986-1992. Desde entonces, la pista y sus instalaciones habían permanecido sin cambios mayores hasta octubre pasado, cuando comenzaron los trabajos para recibir el mundial de F1.

"Estamos orgullosos y emocionados, este es un día importante porque reinauguramos la pista, han sido muchos meses de trabajo y es francamente emocionante llegar a este circuito", dijo Alejandro Soberón, presidente de la compañía CIE, los organizadores del Gran Premio de México.

El trazado original del autódromo sufrió modificaciones en las curvas "S'', así como en la curva peraltada, que era muy pronunciada, y justo antes de entrar a la recta principal.

"Me gustó el trazado porque tiene de todo, una recta muy larga que lo hace el segundo más rápido después de Monza (Italia), pero tiene una combinación de curvas rápidas medianas y lentas. Eso va a ser bueno para la carrera porque habrá rebases", dijo Pérez, quien milita en la escudería Force India tras dar tres vueltas al circuito. "Me emocioné mucho, por más que no quería pisarle, si quería sentir la velocidad. La pista aún está un poco resbalosa, pero ha sido una gran experiencia".

Las obras las realizó la compañía alemana Tilke, responsable de construir los circuitos de Malasia, Bahréin, Abu Dhabi y Rusia, entre otros. Los organizadores estiman velocidades promedio de 204 kilómetros por hora con una máxima de 328.

"Es un circuito muy lindo para pilotear y muy técnico, será un compromiso difícil", afirmó Fittipaldi, quien ganó 14 carreras en la máxima categoría en la década de los 70 y fue nombrado embajador honorario de la carrera.

El circuito fue reinaugurado oficialmente por el jefe de gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera, y fue probado por Pérez, además del mexicano Héctor Rebaque, quien disputó 41 carreras de la F1 entre 1977 y 1983.

A 12 meses de iniciar las obras, aún se pueden observar a decenas de trabajadores ultimando detalles en los alrededores del circuito, además en algunas gradas.

"Hoy se inaugura la pista pero hay detalles que concluir en este espacio de 30 días que tenemos", reconoció Mancera. "En México hemos tenido la UFC, NBA, FIBA y ésta es la cereza del pastel. Con esto nos confirmamos como la ciudad de los deportes".

Las obras de remodelación al autódromo incluyeron un nuevo edificio de pits, una torre de control, un centro de medios, zona médica, tres puentes peatonales, además de una renovación y construcción de nuevas gradas, así como la instalación de una nueva carpeta asfáltica que fue modificada con polímeros a lo largo de los 4.300 metros de longitud que tiene el circuito.

"La pista es de primer nivel, la puedes comparar con cualquiera del mundo y va a estar a la altura de las expectativas", añadió Pérez.

Las localidades de precios populares para el GP de México, que se correrá en el renovado autódromo de la capital el próximo 1 de noviembre, se agotaron pocas horas después de que salieron a la venta.