Foto: Especial
El país mantuvo por segundo año consecutivo la posición número 17 como preferido por los empresarios para realizar inversiones, informó la firma global de consultoría AT Kearney

Ciudad de México.– En un reporte anul de la firma, titulado Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa 2018, señaló que, con base en datos de la Secretaría de Economía, las entradas de IED aumentaron en un 11 por ciento hasta alcanzar los 29.700 millones de dólares en 2017, por tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que la economía mexicana se acelere, creciendo un 2.3 por ciento en 2018 y 3.0 por ciento en 2019.

“Sin embargo, los inversores continúan siendo algo bajistas, con solo 26 por ciento más optimistas sobre las perspectivas económicas de este año”, señaló un comunicado de la consultora.

Acotó que, en los últimos años, el gobierno ha tomado medidas para mejorar el entorno de inversión de México, incluido el aumento de los controles de precios del combustible, la privatización de su sector de hidrocarburos y el establecimiento de zonas económicas especiales.

Dijo que dichas reformas han dado lugar a importantes acuerdos, incluida la adquisición de cable de fibra óptica por parte de American Tower Corporation por parte de SixSigma Networks Mexico SA de CV, y la compra por parte del productor alemán de energía DEA Deutsche Erdoel de arriendo en tierra del campo petrolífero Ogarrio de Pemex. Sin embargo, las próximas elecciones presidenciales podrían generar desafíos para los inversionistas.

En cuanto a factores externos, la consultora señaló que las relaciones comerciales y de inversión cada vez más tensas con los Estados Unidos son un riesgo para las entradas de IED, siendo que los Estados Unidos son una fuente predominante de IED en México, representando el 44 por ciento de los flujos en 2016, según la Secretaría de Economía.

“Los esfuerzos de Trump para promover una plataforma económica de comprar en Estados Unidos y atraer a la producción de operaciones en el extranjero pueden llevar a una menor inversión en negocios mexicanos. Esta preocupación probablemente ayude a explicar el intento del gobierno mexicano de ampliar las relaciones de inversión y comercio internacional del país”

Al respecto, Ricardo Haneine, socio y director general en México de AT Kearney, dijo que las inversiones pueden determinarse por lo que llamó “eventos no anticipados”, como las tensiones geopolíticas globales o resultados electorales en un país. Señaló que en el caso de México los inversionistas no comentan específicamente sobre esto último, “pero se infiere que puede darse una pausa” en los flujos de capital si el candidato que actualmente se pronuncia por estrategias económicas más proteccionistas, del que no mencionó por su nombre, no define las políticas y acciones que tomará en caso de que gane la Presidencia de la República.