La partida de tu mascota al cielo de los perros o de los gatos

Todos algún día tendremos que morir, es inevitable. Pero lo cierto es que nadie está preparado para morir o ver morir a un ser querido, incluyendo su mascota. 
 
Son pocos los que entienden el amor tan sagrado que una persona siente por su amigo fiel, y son muchos los que nunca logran dimensionar el dolor que causa la partida de una mascota quien durante su existencia fue un integrante más de la familia. 
 
Cuántas veces hemos escuchado decir a personas expresiones como: "Ah pero solo era un perro" o "¿a poco te dio tan duro la muerte de tu gato?". Sin darse cuenta que en vez de mitigar el dolor que está sintiendo esa persona lo agranda, lo empeora. 
 
EL DUELO Y EL DESAPEGO
 
En cualquier partida debe haber un duelo y es normal. Ese momento se debe respetar, y comprender que ese ser vivo que partió al cielo perruno o gatuno era para esa persona su todo. Era su compañía, quien lo recibía meneando locamente su cola cuando llegaba a casa, quien dormía a su lado, quien lo seguía por toda la casa, quien lo lamía, quien lo miraba fijamente a los ojos y suspiraba y quien formaba parte de su familia. 
 
Y así como a los humanos los debemos disfrutar en vida. De esa misma manera tenemos que hacerlo con los perritos y gaticos. Ellos como nosotros no solo mueren de viejos, otras circunstancias como una enfermedad, un accidente, pueden separarnos.
 
Ese momento es muy doloroso. Pero un acto de amor es el desapego. Recordarlos con alegría, dejarlos ir. Por ejemplo, cuando un animalito está sufriendo mucho por una enfermedad incurable, procesos como la eutanasia, le dan una una liberadora tranquilidad. 
 
Sabemos que lo dimos todo, que los amamos hasta su último día. Que los seguiremos amando para siempre, que por esas mismas razones y honrando la memoria de nuestra mascota nos permitirnos que a nuestra vida y familia llegue otro peludo que está necesitando de nuestro amor y de nuestra compañía. 
 
Dejar entrar a nuestras vidas otro amiguito de cuatro patas no es reemplazar al que se fue, porque ellos son únicos. Es en cambio, darle la oportunidad a otro peludo que nos vuelva a robar nuestro corazón. Y de seguro nuestra mascota estará muy feliz meneando su cola mirándonos desde el cielo perruno o gatuno. 
 
Denuncia el maltrato animal línea telefónica 066
¡Dí NO a la indiferencia!
#adoptaNOcompres