Instituto Nacional de la Nutrición. Foto: Especial
La información que le llega es esporádica y escasa, mientras el estado de salud de su esposo, de 40 años y sin condición de riesgo previa, se agrava

Por Andrea Vega (@EAndreaVega) para Animal Político

El martes 24 de marzo, Blanca Hernández vio por última vez a su esposo, Juan Pablo León, quien ingresó al Instituto Nacional de la Nutrición como caso sospechoso de COVID-19. Fue a la 1:40 de la tarde de ese día cuando lo ingresaron y ella no lo ha vuelto a ver. 

Mantuvieron contacto solo por el celular, mientras Juan Pablo estuvo consciente y se podía comunicar, pero su estado de salud, pese a tener 40 años y ninguna condición de riesgo previa, se ha agravado.

El miércoles 25, Juan Pablo le informó a Blanca, por teléfono, que había dado positivo a COVID-19. Él no tenía antecedente de viaje ni ningún contacto con algún caso sospechoso o confirmado. 

Ese mismo miércoles, Blanca recibió la llamada, alrededor de las 2:30 de la tarde, de una doctora de Nutrición. Le dijo que su esposo estaba evolucionando bien. Pero a las 10:30 de la noche de ese mismo día, otro médico le llamó para avisarle que lo iban a entubar. 

“Me dijo que necesitaba mi autorización telefónica porque mi esposo ya estaba sedado y no podía dar él mismo la autorización. Esa fue la última vez que me habló un médico del Instituto”, dice Blanca en entrevista con Animal Político.

El jueves 26 estuvo insistiendo en los teléfonos del hospital para tener información, pero solo consiguió que le dieran el número de cama y el área donde se encontraba su esposo: en semi críticos de terapia intensiva. 

Fue hasta las 3:30 pm de ese día que una enfermera llamó a Blanca para avisarle que ingresarían a Juan Pablo a quirófano. “Me dijo que su situación se había agravado por un problema en los pulmones, que me buscaría un médico para hablar conmigo, pero no me llamó”.

Blanca no tuvo más información. Incluso le pidió a unos familiares que fueran al hospital a preguntar pero no quisieron decirles nada. 

“No nos dejan ver a mi esposo no solo por el riesgo de contagio, nadie lo puede ver, pero además, yo estoy en confinamiento por ser familiar de un caso confirmado, estamos en cuarentena en casa mi hija de siete años y mis padres, aunque ya a todos nos hicieron la prueba y salimos negativos”. 

El argumento del hospital para no dar información a los familiares de Blanca cuando acudieron a la institución a solicitarla es que el estado de salud de Juan Pablo es información confidencial que solo pueden darle a su representante legal, en este caso Blanca. 

Fue hasta la mañana de este viernes 27 de marzo que el director del Instituto Nacional de Nutrición la llamó por teléfono, después de que ella colgó un mensaje en redes sociales exigiendo información. 

“Me pidió disculpas, me dijo que están saturados, que la situación los está rebasando y la prioridad es atender a los enfermos, yo lo entiendo, pero solo pido que me hablen para informarme, es mi esposo y necesito saber cómo está, no pido que me hable el director, con que me llame alguien de trabajo social y me diga cómo está, con eso,”. 

El director del instituto se comprometió con Blanca que a partir de ahora le llamará, al menos dos veces al día, a las 2 de la tarde y a las 9 de la noche. 

La información que le dieron a Blanca es que su esposo tuvo una cirugía para drenarle líquido de ambos pulmones, y que los siguientes seis días serán críticos, porque el virus puede atacar su organismo de forma severa. 

“No entiendo por qué se ha agravado. Tiene 40 años, no tiene obesidad, no tiene diabetes, no tiene hipertensión, y tengo su historial médico para comprobarlo, porque ahora me dicen que tiene la presión alta, pero no padecía antes de eso, puede ser la falta de oxígeno, la misma enfermedad, pero él no tenía condición de riesgo previa”.

Blanca tampoco se explica el contagio de su esposo. No tuvo viaje previo, ni siquiera al interior del país, ningún contacto con un caso sospechoso o confirmado, al menos eso creen ellos. 

 

“Ya avisé al trabajo de mi esposo que tiene COVID-19, él es gerente en un centro de distribución, me dicen que no hay en la empresa reporte de casos sospechosos o confirmados”. Nadie a la redonda, dice Blanca, con coronavirus, ni vecinos, ni familiares, nadie cercano. 

 

Aunque ella sí viajó, pero las fechas no coinciden para que lo hubiera contagiado, además de que su examen de COVID-19 salió negativo. 

 

“Fui a Estados Unidos, pero regresé el 6 de febrero. No salen las cuentas, para cuando él enfermó ya había pasado más de un mes, y yo no salí positiva en la prueba. Sí estuve enferma, pero me dijeron que era influenza, mi médico particular me dijo eso, hasta me hizo la prueba de influenza y dio positiva. Me dieron tratamiento y mejoré. Después mi esposo enfermó y se fue poniendo mal, el médico le diagnosticó neumonía y fue él quien lo refirió al Instituto Nacional de la Nutrición”. 

Ahora Blanca solo espera que la información fluya más, mientras pasan los siguientes seis días críticos para Juan Pablo.