Hola, tengo 28 años y hace dos que estoy casada. Mi esposo cada día que pasa me ama menos. Trabajo lejos de casa (período de 12 días y regreso a casa 4); y cada vez que lo llamo no se pone alegre, no me extraña, y siempre me dice cosas como que se quiere divorciar de mí, que le molesta mi tono de voz, que le caigo mal... Yo ya no quiero estar sexualmente con él, me genera culpabilidad, porque siento que él no me ama y me siento utilizada... Donde vivo mientras trabajo paso las noches llorando y vivo en constante ansiedad, entre más me dice cosas feas, más insisto en llamarlo y tratar de conversar con él. No duermo, no como... Él es muy servicial con sus amigos y familiares y cuando yo le pido algo nunca quiere hacerlo y no me ayuda.

No sé porqué no accedo al divorcio, tampoco si estoy obsesionada con él. O le tengo miedo a lo que diga la gente... pero me siento muy sola. Él es muy amiguero y me hace a un lado, cuando estoy lejos se la pasa en casa de sus amigos bebiendo y de fiesta. Y cuando llego mis cuatro días quiero solo estar con él y esos días peleamos porque si quiero salir sola con él y él quiere entonces llamar a sus amigos Me siento totalmente destrozada... necesito dejarlo pero no puedo.

Triste

Estimada Triste:
No sé a qué se deban sus desencuentros cuando están juntos, pero tienes claro que no deben continuar. La solución también la tienes clarísima pero no te atreves a tomarla, no tengas miedo a la  reacción de la gente. Lo importante es y siempre debe ser tu salud emocional, para luego encontrar estabilidad y que eso te facilite la felicidad. Piénsalo bien, dejar de sufrir está en ti misma.

apartado500v@gmail.com