La actriz norteamericana Sally Field tuvo sus inicios en la televisión interpretando un personaje en la televisión que la hizo muy popular a finales de los años 60: “La Novicia Voladora” (“The Flying Nun”).

Quizás por haber interpretado con gran naturalidad y mucha gracia un personaje inmerso en el género de la comedia fue que cuando se pensó en la actriz idónea para acompañar al galán de la pantalla grande Burt Reynolds y un ícono de la comedia también reconocido en la pantalla chica como el desaparecido Jackie Gleason no se dudó en contratar a Sally Field para el que sería su primer gran éxito en el cine gracias a su participación en el clásico “Dos Pícaros con Suerte” (“Smokey and the Bandit”), de Hal Needham, que le diera a su vez su primera nominación al Globo de Oro en la categoría de Mejor Actriz de Comedia o Musical de 1977.

A finales de la misma década de los 70 Sally Field sorprendió a propios y extraños cuando personificó a la obrera de una fábrica textil que acepta ser parte de un movimiento sindicalista de la fábrica en donde trabaja en “Norma Rae”, de Martin Ritt, que le dio a ganar su primer Oscar, pero una segunda estatuilla dorada la esperaba a mediados de la década siguiente cuando por su papel de una madre que queda viuda en medio de la Gran Depresión y se ve forzada a defender el patrimonio de sus hijos que es una granja al sur de los Estados Unidos en “Un Lugar del Corazón” (Robert Benton, 1984) por lo que al aceptar este premio es memorable en su discurso la mención que hizo de que “… este honor significa que les gusto. Que de verdad les gusto”.

Con el paso de los años Sally Field ha demostrado su versatilidad al transitar con la gracia y el talento que la caracteriza del comedia al drama como sucediera todavía a fines del siglo pasado con clásicos como “Papá por siempre” (Chris Columbus, 1993) o “Forrest Gump” (Robert Zemeckis, 1994), por lo que en la segunda década del siglo XX, después de que obtuvo una tercera nominación al Oscar en la categoría de Mejor Actriz de Reparto del 2013 por su papel de la esposa del primer actor Daniel Day Lewis en la biopic “Lincoln”, de Steven Spielberg, es una delicia verla de nuevo protagonizando una comedia como la que mañana por la noche en punto de las 21:00 horas se estrena en el canal de cable Cinemax.

El filme en cuestión se titula “Mi nombre es Doris” (“Hello: My Name is Doris”), se estrenó en Estados Unidos a principios del año pasado y en él la actriz interpreta a Doris Miller, una excéntrica pero solitaria mujer quien en sus más de seis décadas de vida se la ha pasado cuidando a una madre que al morir la deja con una casa que su único hermano ausente hasta entonces sonsacado por su esposa le urge que sea vendida para repartir en partes iguales lo que les den por la misma.

En medio de ese difícil trance la parte de comedia romántica por la que destaca el filme es que en la agencia de publicidad en donde Doris trabaja llega un nuevo director de arte de nombre John Fremont (Max Greenfield, visto en películas como la ganadora del Oscar “La Gran Apuesta”) al que a pesar de doblarle la edad propicia no sólo que sueñe despierta sino que haga lo posible por llamar su atención y sobre todo ser objeto de su afecto. “Mi nombre es Doris” vale la pena, por tanto, por disfrutar una vez más del trabajo de esta actriz con otro personaje más que la hace resplandecer en la comedia.

Comentarios a: 
alfredogalindo@hotmail.com 
Twitter: @AlfredoGalindo
Alfredo Galindo
CINELECTRÓNICO