Presentándose simplón
como siempre se hace tonto
para no sacar de pronto
renuncia bajo el colchón.