La empresa Microsoft no está obligada a entregar a las autoridades judiciales estadounidenses datos de un cliente que fueron almacenados en Irlanda. Foto: AP
Microsoft se negó en 2013 a permitir el acceso de las autoridades judiciales estadounidenses a una cuenta de email de un presunto narcotraficante en Irlanda y solo aceptó que estas accedieran a los datos almacenados en Estados Unidos.

La empresa Microsoft no está obligada a entregar a las autoridades judiciales estadounidenses datos de un cliente que fueron almacenados en Irlanda, dictaminó un tribunal de apelación de Estados Unidos al desestimar un recurso presentado por la fiscalía de Nueva York.

Cuatro jueces del tribunal competente votaron a favor y otros cuatro en contra de la decisión. El empate implica que el recurso presentado por la fiscalía de Nueva York contra una decisión de un tribunal de apelación de julio pasado ha quedado desechado.

Como consecuencia de la decisión del tribunal, es a las autoridades judiciales locales y no a la Justicia de Estados Unidos a las que les compete emitir órdenes para registrar centros de datos de empresas estadounidenses de Internet afincados en el exterior.

Microsoft se negó en 2013 a permitir el acceso de las autoridades judiciales estadounidenses a una cuenta de email de un presunto narcotraficante en Irlanda y solo aceptó que estas accedieran a los datos almacenados en Estados Unidos.

El resultado del litigio es de gran importancia para la política de las empresas estadounidenses en materia de protección de datos.

Después de las revelaciones del ex analista Edward Snowden sobre la vigilancia masiva por parte de servicios secretos estadounidenses, las empresas estadounidenses optaron cada vez más por almacenar los datos de clientes en Europa, donde había crecido la desconfianza hacia las autoridades norteamericanas.

Los analistas no descartan que el Gobierno del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decida reforzar las leyes para poder obligar a las empresas norteamericanas a entregar todos los datos de sus clientes, independientemente del lugar donde estos sean almacenados.