En ocasiones, resulta complicado el poder detectar las expresiones de violencias machistas, el patriarcado se ha encargado de internalizar en todas y todos, las prácticas invisibles del arte de la manipulación. Todo lo que emerge para buscar la opresión, nace de la dominación, de ejercer poder sobre la otra o el otro, hasta enfermarlos o desaparecerlos física o emocionalmente. Estas son las microviolencias, aquellos imperceptibles controles y abusos de poder, disminuyendo la autonomía y equilibrio en la salud mental de las mujeres.

En los años 70’s, la psicóloga social noruega Berit As, se dedicó a investigar sobre las formas, en las cuales, las mujeres eran sometidas en las sociedades patriarcales occidentales. La intención de la manipulación es continuar con las líneas de acción para mantener en cautiverio a las mujeres desde una aparente pasividad que coacciona y predice las otras violencias ejercidas.

La primera vez que escuché sobre “las técnicas de dominación”, fue en la cátedra de la doctora Flavia Freidenberg, una investigadora excepcional sobre el tema de violencia política contra las mujeres. Desde ese momento, mi panorama cambió radicalmente por haber encontrado nombre a estas prácticas que parecieran ser microviolencias, con ecos en la salud mental y física de las mujeres.

Berit As, nos otorgó la oportunidad de poder identificar claramente estas técnicas de manipulación habituales en contextos de violencia (aun cuando pareciese difícil aceptarlo). En esta ocasión, el objetivo principal de esta columna, es que, puedas conocerlas para identificarlas y con ello, cuestionarlas de quiénes las recibes.

1. Invisibilizar: Esta técnica se refiere a ignorar a la persona, haciendo como si no existiera, excluirla de una conversación o aún cuando tiene participación en ella, no tomar en cuenta su opinión. No es necesario alzar la voz para ser cruel, el hecho de que alguien que nos importa, sea indiferente a nuestras inquietudes o deseos, duele profundamente.

2. Ridiculizar: la comunicación verbal y la no verbal, tienen una incidencia especifica en esta técnica, ya que es la forma en la cual, a través de las burlas o de descalificar lo que la otra persona dice, silencia su criterio o genera un entorno de hostilidad.
3. Ocultar información: Desde el silencio cuando llega una persona de la que hablan, elegir no compartir información relevante por complicidad o protección a quién manipula; esta técnica de dominación tiene como intención, la exclusión de la otra persona y evitar que tome acciones o alternativas específicas para poder salir del circulo de violencia.

4. Dilema del doble vínculo: En esta técnica se trata de que hagas lo que hagas, “todo está mal”, llevando a una sensación entre rechazo, menosprecio y castigo de la otra persona.

5. Culpabilizar/avergonzar: Los speech motivacionales enfocados en hacer sentir a la otra persona que es inhábil o inepta para poder salir delante de la situación de crisis en la que se encuentra. Esta técnica de dominación tiene como finalidad, lograr manipular para claudicar a la responsabilidad de agresor/a y cederla a la víctima de las violencias existentes.

6. Objetificación: la cosificación del cuerpo de las mujeres, para desenfocar en los temas realmente relevantes. Dicha técnica puede ser trasversal a todos los tipos de violencia, donde quién manipula se otorga el permiso no concedido de hablar de la apariencia de la otra persona, para desvirtuar la conversación.

7. Uso de la fuerza o amenaza de hacer uso de ella: ahora bien, dominar para oprimir, aquí queda más claro, desde la violencia directa e indirecta. Permeada desde la infancia hasta el ocaso de la vida. Usar la violencia física como resultado de una acción, creando miedo y decepción, callando a quién se manipula. Es la fase del terror en las fases de interacción del maltratador/a.

Si bien, cada una de estas técnicas de dominación, se sustentan en la violencia psicológica para promover la manipulación como factor de protección de agresor/a. Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (2016), estudio realizado por INEGI, la prevalencia de violencia contra las mujeres, indica que, el 49% de mujeres de 15 años y más, han sufrido de violencia psicológica /emocional.

¿Cuál has logrado identificar en tu caminar cotidiano?

Actualmente, en el contexto familiar, pareja, amigos, trabajo o escuela, ¿las has ejercido? ¿Las han ejercido contra ti? ¿Qué has hecho al respecto?

Laura A. Salgado Espinosa
Psicoterapeuta, docente, conferencista e instructora.

Colaboradora en https://mujeres-com-mx.webnode.mx, facebook.com/mujeressal/ @LicAnySalgado
Si usted desea colaborar con este proyecto envíenos sus 
datos de contacto a: 
opinionciudadana@ccic.org.mx
Laura Salgado E.
OPINIÓN CIUDADANA