Rodolfo Silva Rosales, presidente de la Unión de Colegios Particulares de La Laguna | Foto: Sandra Gómez
Como la mayoría de las empresas familiares, medianas y pequeñas, los colegios particulares no recibieron ningún apoyo de las autoridades, los impuestos subieron, no hubo prórroga y obviamente una nómina por cubrir.

Torreón, Coahuila. – Mientras haya un desorden en la adquisición, distribución y aplicación de la vacuna, el pueblo mexicano seguirá contagiándose y las familias teniendo muertes, advirtió Rodolfo Silva Rosales, presidente de la Unión de Colegios Particulares de La Laguna.

En la ciudad de Torreón, de los aproximadamente 500 planteles privados que operan, algunos han tenido que cerrar, pero otros no lo han hecho por dignidad, ya que tienen muchos años trabajando y son toda una tradición.

Como la mayoría de las empresas familiares, medianas y pequeñas, los colegios particulares no recibieron ningún apoyo de las autoridades, los impuestos subieron, no hubo prórroga y obviamente una nómina por cubrir, un Infonavit y un SAT que no esperan.

Es por eso que los colegios particulares ya quisieran, pero por ahora no es posible el regreso a clases presenciales, porque si se confirma un contagio, sería responsabilidad del director, consideró.

El problema es que no hay formalidad para avanzar en la vacunación y tener una sociedad protegida, es el peor de los desastres que puede tener un país y esa es la razón por la que no se puede volver a trabajar en las aulas, precisó.

Los colegios particulares están listos para el regreso a clases presenciales, nunca se ha dejado lado de lado la preparación del personal, se traba en línea desde el inicio de la pandemia.

Los maestros de las escuelas privadas están desarrollando todos los programas unidades y temas para que los alumnos acrediten el grado que corresponda y no pierdan el año.