Ramón Amaya, migrante hondureño | Foto: Josué Rodríguez
Señala que fue agredido por los uniformados de la dependencia

Piedras Negras.- Ramón Amaya, un migrante de honduras y de oficio taxista que llegó con la caravana a Piedras Negras, denunció que fue víctima de robo de dinero en efectivo por parte de personal del Instituto Nacional de Migración, cuando junto con otros integrantes los trasladaron del albergue a una institución bancaria a retirar dinero.

Dijo que este lunes por la mañana, cuando salió junto con otros miembros de la caravana de migrantes a un banco a retirar dinero, al llegar al lugar fue interceptado por tres sujetos que señala son del Instituto Nacional de Migración por el uniforme que visten, lo separaron del grupo comenzando a agredirlo. 

Refirió que el vehículo en el que viajaban los migrantes era escoltada por una unidad de Fuerza Coahuila, pero considera que se confiaron por ver que se trata de personal de migración mexicana.

El oriundo de Honduras, de 42 años, dijo que huye de su país por la violencia y las extorsiones que son objeto de las pandillas. Viene acompañado por su menor hijo de dos años y medio.

Aseguró que lo pasearon por alrededor por la ciudad y le estuvieron preguntando quiénes más iban a cobrar dinero, cuánto efectivo iba a retirar.  

"Nosotros vamos custodiado por Fuerza Coahuila, iban ellos. No se percataron porque también se confiaron, pensando que eran de Migración, pero yo estoy en ¿Por qué me mandaron para la oficina de migración? y adentro de la oficina de migración se acercó uno a mí y me dice: ya sabes lo que prometiste, no vayas abrir la trompa y si tu abres la trompa, llamo aquel y viene por ti", mencionó.

Indicó que tras suplicar y llorar al personal de migración que fueran por su hijo, porque le dijeron que lo iban a deportar, al llegar los agentes del Instituto Nacional de Migración al albergue, el resto de sus compañeros ya no permitieron que se lo llevaran.