Foto: Archivo
La secretaria de cultura estatal, Ana Sofía García Camil, comentó que es posible que la réplica del recinto más popular del Palacio Apostólico llegue a la ciudad en este año

El proyecto de Gabriel y Antonio Berumen, que reproduce centímetro a centímetro el interior y los frescos de la Capilla Sixtina de la Ciudad del Vaticano y que desde 2016 ha itinerado por la república es un éxito en Torreón y por ello, la Secretaría de Cultura y el Gobierno del Estado de Coahuila planean traerla a la capital.

“Se están haciendo las gestiones necesarias, es el interés del gobernador Miguel Riquelme que los coahuilenses disfruten también en otros municipios, en este caso en Saltillo, de estas obras de arte, que son reconocidas a nivel mundial”, comentó la lic. Ana Sofía García Camil, secretaria de cultura, en entrevista.

“Toda la cuestión logística, la instalación de este espacio y que se cuenten con todas las medidas necesarias para traerla, aún lo estamos discutiendo, pero estamos buscado que de ser posible llegue a Saltillo este año. Todo esto depende de la programación propia de quienes promueven la Capilla Sixtina”, agregó.

La estancia en Torreón de esta réplica ha recibido hasta el momento más de 200 mil visitantes con casi 3 millones en total desde su creación, y aunque originalmente iba a estar del 16 de marzo al 16 de abril, dada la afluencia de público, los organizadores en ese municipio decidieron extender el periodo hasta el próximo 20 de mayo, con lo cual podría duplicarse el número de asistentes.

“Nos da mucho gusto que la gente esté interesada en el arte y la cultura y pues es una buena oportunidad para que conozcan una de las obras más importantes que hay en el mundo, como lo son los frescos de la Capilla Sixtina”, expresó la secretaria.

Instalada en el Expo Center de la ciudad de Torreón, la Capilla Sixtina en México es un proyecto que involucró a cientos de artistas entre pintores, escultores, diseñadores y arquitectos que reprodujeron cada detalle del recinto original en la Ciudad del Vaticano, el cual recibe a más de 5 millones de visitantes cada año.

El trabajo requirió de un levantamiento fotográfico de la original que duró 1070 horas en 270 días durante las noches —tiempo en que la Capilla está cerrada al público—, y del que se obtuvo 2 millones 700 mil fotografías, tomadas cada 3 centímetros para poder capturar cada detalle y la curvatura de la bóveda con exactitud.

A partir de allí se concentraron en crear la estructura metálica para sostener todo, en imprimir las lonas que simulan los frescos y en reproducir la transenna —la construcción que divide la capilla— de mármol y las esculturas y candelabros que hay en ella.

El nivel de detalle es tal que, por ejemplo, los ángeles que hay en esta transenna conservan los defectos originales, si algunos en el vaticano tienen la nariz rota, aquí también la tienen.

“Estamos viendo la cuestión logística y que se cuenten con todas las medidas necesarias para traerla”, aseguró Camil.

En la inauguración de su estadía en Torreón, Antonio Berumen, director de la Capilla Sixtina en México, comentó para VANGUARDIA que la única condición que ponen para que la Capilla llegue a cierta ciudad es que “todo se haga con patrocinio, para que la entrada sea gratuita. Esto no es un negocio, se trata de que esté al alcance de todas las personas y que todo el mundo lo pueda ver”.

También comentó en esa ocasión que las probables siguientes paradas de la exposición itinerante fueran Aguascalientes o Ciudad Victoria/Matamoros, aunque aclaró que no había nada seguro, por lo que bien podría añadirse a esa lista la ciudad de Saltillo y que se convierta antes de terminar 2018 en la nueva sede de la Capilla.

 

Lo que no sabías

> La Capilla Sixtina y su réplica miden 22 metros de altura, 67 de longitud y 28 de ancho, las mismas medidas que, según el antiguo testamento, tuvo el Templo de Salomón.

> Los patrocinadores, Banorte y Maseca, regalan un viaje al Vaticano, acompañados de un experto en arte, cada que se alcanza un millón de visitantes.

> Con su estancia en Torreón está a punto de conseguir 3 millones de visitantes.

> La visitante número 2 millones fue una mujer que habla náhuatl y que visitó la capital del catolicismo junto a sus dos hijos.