Soneto.
Si he de dejar el corazón tirado.
Si he de morir el resto de mi vida.
Si es necesario herir mi propia herida
y olvidar de una vez lo recordado.

Si he de pasar por lo que ya he pasado,
y destruir la casa construida,
y decirme mi propia despedida,
y convertirme en muerto y sepultado,

bien está: el corazón será rendido,
y me atravesaré de parte a parte,
y la memoria tornaré en olvido.

Quiero matar lo que sin ti he vivido.
Quiero perderte, Amor, para encontrarte,
porque si no te encuentro estoy perdido.

AFA.

¡Hasta mañana!...


 Armando Fuentes Aguirre