Historias de la creación del mundo.

Como los hombres se portaban mal el Señor decidió enviarles el Diluvio.

Había, sin embargo, un varón justo de nombre Noé. El Señor le aconsejó que hiciera un arca y que entrara en ella con su familia y con una pareja de cada especie de animales. Luego le dijo que haría llover sobre la tierra 40 días y 40 noches.

-¡Caray, Señor! –se quejó Noé–. Cuarenta días de encierro son demasiados.

El Señor suspiró y dijo:

-Te aseguro que son pocos. ¡Si te hablara de un confinamiento que vendrá después!

 

¡Hasta mañana!...