Variaciones opus 33 sobre el tema de Don Juan.
El gran seductor estaba en agonía.
Junto a su lecho se habían reunido las mujeres que lo amaron y a las que él también amó.
Estaban ahí doña Isabel, doña Ana, doña Sol, doña Elvira, doña Clara y doña Inés.
Cada una de ellas pensaba:
-¿Su última palabra irá a ser: “¡Isabel!”?
-¿Pronunciarán sus labios: “¡Ana!”?
-¿Dirá cuando se vaya: “¡Sol!”?
-¿Será mi nombre el que al final dirá? “¡Elvira!”.
-¿Me llamará en el momento de la muerte? “¡Clara!”.
-¿Se acordará de mí al morir? “¡Inés!”.
Don Juan, cerrados los ojos, pálido el rostro, respiraba trabajosamente.  De pronto su rostro se iluminó. Se enderezó en el lecho. Dijo:
-¡Mamá!
Y se murió.
¡Hasta mañana!...


Armando Fuentes Aguirre