Historias del señor equis y de sus discrepancias con el régimen actual.

El Funcionario del Estado anda buscando. Lo observa el señor equis y se pregunta qué es lo que busca el Funcionario del Estado.

Va y viene el Funcionario por doquier, o sea por dondequiera. Mueve y remueve. Mira y remira. Vuelve y revuelve.

En todas partes hurga. Se detiene por fin, y dirige la mirada al rumbo norte. En esa dirección parece haber hallado el objeto de su búsqueda.

El señor equis, temeroso, se atrevió a preguntarle: -¿Qué estás buscando?

El Funcionario del Estado respondió: -Pretextos.

¡Hasta mañana!...