Historias de la creación del mundo.
Llegaron los pastores y adoraron al Niño en el pesebre.
Días después llegaron los Reyes.
Eso quiere decir que los humildes conocieron a Jesús antes que los grandes de la tierra.
Los pastores dieron a María y José su pobre obsequio: requesón, manteca y vino.
Los Magos le entregaron al recién nacido sus riquísimos dones: oro, incienso y mirra.
La madre del Mesías agradeció todos los regalos por igual, pero cuando se vio a solas con José le dijo:
–¿Por qué nadie trajo pañales, biberones, cobijitas, alimentos para bebé…?

¡Hasta mañana!...