Historias de la creación del mundo.

El Señor hizo los cielos y la tierra.

Hizo el mar con todos sus pescaditos.

Y luego hizo al hombre y la mujer.

Pasaron muchos años. Y vino a suceder que la faz de la tierra se llenó con una caterva de predicadores que hablaban de un Dios castigador, y en su nombre amenazaban a la gente con la condenación eterna.

El Señor llamó al Espíritu y le dijo:

-Voy a hacer a los ateos.

-¿Cómo es posible? –se sorprendió el Espíritu–. Ésos no van a creer en nosotros.

-Es cierto –reconoció el Señor–. Pero al menos no dirán mentiras acerca de mí.

 

¡Hasta mañana!...