Foto: Unsplash
Fluidos como el sudor y la sangre no contagian este virus, a menos que se contaminen con saliva.

El CODIV-19 es una enfermedad en las vías respiratorias y solo se transmite a través de pequeñas gotas de saliva o por la mucosa nasal cuando una persona estornuda, tose o se limpia la nariz.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Secretaría de Salud señalan que no hay evidencia de que otros fluidos corporales como el sudor o la sangre sean capaces de contagiar este virus, pero sí podría transmitirse a través de superficies u objetos.

Aún no se sabe con certeza cuánto tiempo puede sobrevivir, pero las primeras evidencias indican que en el aire dura hasta tres horas, cuatro en cobre, un día en cartón o hasta dos o tres en plástico o acero inoxidable.

“Mientras seguimos aprendiendo sobre la biología del virus, no parece que hay mayor riesgo de contagio a través del sudor”, señaló Julie Fischer, microbióloga de la Universidad de Georgetown.

Sin embargo, el experto en enfermedades infecciosas Leong Hoe Nam señala que “el sudor por sí solo no contagia el COVID-19, pero podría si se mezcla con la mucosa o si una persona tose y contamina el sudor”.

Por lo tanto, hacer ejercicio y sudar no aumenta el riesgo de contagio, pero sí la aglomeración de personas en espacios deportivos. Por ello es indispensable mantener una distancia de un metro y medio con los otros.